El futuro rey de los marroquíes ha reaparecido tras semanas sin pistas sobre él con el polémico chef que precipita sal sobre sus carnes y que tanto ha conquistado a futbolistas, estrellas de Hollywood o mandatarios


El príncipe Moulay Hassan de Marruecos, a sus 18 años, lleva toda la vida al servicio de la corona de su país, a sabiendas de que un día heredará el trono y su libertad estará supeditada al servicio a su pueblo. Eso sí, esta preocupación aún no está en su mente. De gestos reservados y conocido mundialmente por la forma en la que rechaza el saludo de todas las autoridades que le rinden pleitesía, el joven quiere disfrutar de su adolescencia alejando el foco mediático de sus pasos, aunque en ocasiones estos terminan por dar el salto a la prensa internacional.

Son tan escasas sus apariciones que siempre que se deja ver causa furor. De hecho, ya hay cuentas en las redes sociales especializadas en analizar cada uno de sus movimientos, en las que goza de una admiración desenfrenada por sus fans, que aplauden cada mínima sonrisa. Pero ahora su popularidad se ha unido a la polémica presencia de uno de los chefs más controvertidos del mundo, el turno Nusret Gökçe, que ha utilizado la visita del príncipe Moulay Hassan de Marruecos a uno de sus exclusivos restaurantes para hacer publicidad de su negocio y así asegurar un nutrido flujo de clientela para sus locales. Un gesto que hermana al heredero al trono marroquí con estrellas del fútbol internacional, cantantes de renombre en la música urbana o dirigentes políticos de primer nivel.

El popular chef que ha querido aprovechar la fama del príncipe Moulay Hassan de Marruecos para atraer clientela a sus restaurantes es conocido por su extravagancia a la hora de atender a sus clientes. Su especialidad es la carne, con precios desorbitados que rondan los 500 euros por comensal y que muchos no creen que se ajuste a la calidad, sino más bien al espectáculo que supone verle cortar la materia prima y, sobre todo, cómo echa sal gorda sobre ella con un exagerado juego de brazos que ha sido muy usado en las redes sociales a modo de meme.  Pero tanta popularidad por esta peculiaridad le ha hecho que muchos rostros conocidos hayan querido contratarle para que les corte la carne y les eche sal personalmente, incluso en su propia casa.

Así lo ha hecho ahora el príncipe Moulay Hassan de Marruecos, generando mucho interés por reaparecer tras semanas sin noticias de él. Pero antes, el polémico chef turco Nusret Gökçe ya ha sazonado las pasiones carnívoras de futbolistas de élite como Gerard Piqué o Benzemá, cantantes que suenan en todas las pistas de baile como Nicky Jam o Maluma, así como estrellas de Hollywood de la talla de Leonardo DiCaprio o mandatarios a la altura de Nicolás Maduro. Rostros conocidos que sirven como reclamo en las redes sociales del chef y que acrecientan más si cabe su fama, aunque las críticas por sus servicios no suelem ser tan agradable con él.