La princesa Haya de Jordania ha conseguido la custodia de sus hijos, al entender el juez que estaban en peligro junto a su padre por el trato que les daba. Nuevo varapalo judicial para el emir de Dubái


La lucha ha sido dura y el miedo a que no se cumpliesen sus pretensiones legales han hecho que estos tres años de batalla judicial fueran un auténtico infierno para la princesa Haya de Jordania. Sin embargo, ya puede respirar tranquila y es que no solo ha logrado que la justicia británica disolviese su matrimonio con el emir de Dubái, Mohammed bin Rashid Al Maktoum, sino también ahora conseguir la custodia de sus hijos, después de lograr que el Tribunal Supremo del Reino Unido diera por ciertos sus argumentos para hacerse cargo de sus vástagos y alejarles de un padre que no ha obrado del todo bien.

Una actitud como padre que le ha pasado factura en el juicio y que según ha establecido el juez encargado del proceso, Sir Andrew McFarlane: “Mostró de manera permanente un comportamiento coercitivo y controlador respecto a los miembros de su familia que considera que se comportan en contra de su voluntad”. Así, la justicia ha mirado por los menores a la hora de concederle la custodia a la hija del rey Hussein de Jordania, al entender la “necesidad de recudir el potencial daño continuo a los niños” que le provocaba el emir de Dubái.

Haya de Jordania y el emir de Dubái
Foto: Gtres

Una gran noticia para la princesa Haya de Jordania que ha celebrado con alegría la resolución judicial que le otorga la custodia de sus hijos y pone fin a su calvario judicial contra su ya exmarido. Unos sentimientos que ha expresado a través de un comunicado de prensa en el que cierra una dura etapa de su vida: “Es mi sincero deseo que las sentencias publicadas hoy concluyan este proceso judicial. Mientras somos testigos de las devastadoras atrocidades que están ocurriendo en Ucrania y en tantos otros lugares del mundo, mi corazón, mi mente y mis oraciones están con los hombres, mujeres y niños que sufren de formas impensables. Esta declaración no debe desviar la atención de las tragedias humanas que se desarrollan hora a hora”, comienza a relatar la princesa Haya en su comunicado, que no desea que su caso desvíe la atención de la guerra entre Rusia y Ucrania que acaba de cumplir su primer mes.

“No he usado mi voz públicamente durante este procedimiento por respeto a la Corte y para proteger a mi familia, pero siento que necesito marcar el final de este largo periodo de litigio y expresar mi más sincero agradecimiento a aquellos que nos han apoyado en todo momento”, explica la princesa Haya de Jordania por qué ahora se comunica con los medios, a la vez que da gracias a la ayuda de su hermano, el rey Abdullah II, por el apoyo que le ha brindado durante su lucha: “Durante mucho tiempo he querido expresar mi profunda gratitud a Su Majestad el Rey Abdullah II, mi querido hermano. A lo largo de nuestra terrible experiencia, se aseguró de que su sobrina, Jalila, y su sobrino, Zayed, y yo, siempre sintiéramos los brazos protectores del Reino Hachemita de Jordania a nuestro alrededor aquí en Inglaterra y que estuviéramos constantemente conscientes de su amor y su apoyo inquebrantables: a pesar de los complejos desafíos que causó nuestra situación”.

Aunque haya vivido un auténtico infierno cuando decidió huir para separarse del emir de Dubái, lo cierto es que atesora buenos recuerdos de la etapa dorada en la que estuvo a su lado: “Fue uno de los grandes honores de mi vida formar parte de la historia temprana de Emiratos Árabes Unidos y de llamar mi hogar a Dubái y la tierra de mis hijos durante muchos años”. Tiempo en el que ha sentido el calor del pueblo: “El amor y el respeto mostrados hacia nosotros por parte de mucha gente de todos los caminos de la vida me tocaron el corazón y nunca os olvidaremos. Estamos agradecidos por tantos felices recuerdos en los que pondremos nuestra atención y que mantendremos vivos en nuestros corazones. Permaneceréis siempre en nuestras oraciones. Como hubiera deseado mi padre, Su Majestad el rey Hussein Bin Talal, seguiremos honrando la orgullosa tradición de paz de nuestra familia, uniendo a las personas y construyendo puentes en Oriente Medio y Occidente. Los niños y yo apreciaremos nuestra creencia inquebrantable en la bondad, la amabilidad y la humanidad. Siempre nos mantendremos fieles a esos valores”, zanja la princesa Haya, ya divorciada del emir de Dubái, tras lograr una nueva victoria al conseguir la custodia de sus hijos menores.

¿Qué es un emir? ¿Es lo mismo que jeque?

El título de emir fue adoptado más tarde por los gobernantes de varios estados independientes de Asia central, en particular los de Bujara y Afganistán. En los Emiratos Árabes Unidos modernos, sin embargo, ninguno de los gobernantes de los estados constituyentes se llama emires; todos son jeques.