Los reyes de Holanda han participado en un posado lleno de color y de sonrisas con motivo del Día del Rey.


Un año más, los Reyes Guillermo y Máxima de Holanda han celebrado el tradicional Día del Rey. Se trata de una de las fiestas más conocidas del país, en la que los ciudadanos salen a las calles vestidos de color naranja para celebrar el cumpleaños del soberano, que ha hecho 53 años el 27 de abril. Sin embargo, este año los festejos se han visto obligados a cambiar radicalmente la manera en la que se de desarrollan debido al confinamiento que viven los holandeses como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

Así, ante la extraordinaria situación que vive el mundo, los monarcas han decidido posar en las puertas de su residencia, el Palacio de Huis ten Bosch de La Haya, para celebrar esta fecha con un divertido posado familiar junto a sus tres hijas. Es la primera vez que el Koningsdag tiene lugar de esta manera: con el país aislado en casa y con la Familia Real posando antes las cámaras sin la atenta mirada de sus súbditos.

Amalia y su llamativo vestido amarillo

En el reportaje fotográfico, Amalia, de 16 años, Alexia, de 15, y Ariane, de 13, han robado el protagonismo a su madre. Ataviadas con vestidos de llamativos colores, las hijas de los soberanos han captado toda la atención de los focos. Convertidas en guapas adolescentes, todas y cada una rivalizan en belleza con su progenitora.

Amalia se ha arriesgado con el ‘outfit’ elegido para el posado en familia. La joven lucía un vestido amarillo con volante en el escote de la diseñadora Lisa Marie Fernández. Un ajustado ‘look’ casi veraniego que ha combinado con cuñas de esparto en amarillo pastel.

Las hijas de los Reyes y sus estilismos

Máxima, con un mono muy actual de estampado floral de la firma británica Seren, se ha mostrado ante las cámaras como suele hacerlo: risueña, espontánea y natural. También muy elegante: por algo es una de las reinas favoritas del las Casas Reales europeas.

El estilismo de las dos hijas pequeñas de Máxima y Guillermo tampoco ha pasado desapercibido. Alexia, la mediana, ha optado por un conjunto más sofisticado: un vestido camisero con un cinturón extra ancho en color negro. Al igual que su hermana mayor, como calzado ha elegido unos zapatos más propios del periodo estival: unas sandalias negras de tacón alto y pulsera en el tobillo. La benjamina de la casa, Ariane, lucía un vestido que llevó Amalia hace cuatro años. Para completar su ‘look’ de Zara también ha lucido unas cuñas de esparto de tacón.

Debido a su edad, las hijas de los Reyes no suelen aparecer en actos públicos. Esta festividad nos ha brindado la oportunidad de ver cuánto ha crecido y cuánto han heredado los rasgos físicos -y la cercanía- de sus padres.