Comienzan las ‘celebraciones’ por el 50 aniversario de la reina Máxima de Holanda, quien no se encuentra en su mejor momento de popularidad.


El próximo 17 de mayo la reina  Máxima de Holanda cumplirá 50 años. Un aniversario redondo que ya está ‘celebrando’ a través de distintos sectores. Para empezar, la empresa de Correos de los Países Bajos ya ha lanzado una nueva remesa de sellos conmemorativos con ella como absoluta protagonista; y además se publican hasta tres nuevos trabajos biográficos que analizan su figura desde su Argentina natal hasta que logró ceñirse la corona de uno de las monarquías más antiguas de Europa.

Gtres.

La tanda de sellos se compone de cinco piezas, en las que se reproducen fotografías de Máxima en distintos momentos. Cuatro responden a sus compromisos oficiales: uno es del día de la coronación de su esposo, el rey Guillermo, el 30 de abril de 2013; en otro aparece con su marido y su suegra, la hoy princesa Beatriz; su sonrisa, o más bien carcajada, ilustra otro de los sellos, dejando una muestra significativa de lo que es su personalidad; y el cuarto recoge una de sus reuniones con colectivos sociales.

Gtres.

Pero el sello más llamativo es otro. Se trata de una fotografía en blanco y negro que pertenece a su juventud, cuando era simplemente Máxima Zorreguieta. Un retrato en primer plano, de perfil, en el que se observan las pecas y el pelo rubio de la actual soberana. Fue tomado en 1999, justo cuando conoció al entonces príncipe Guillermo de los Países Bajos, curiosamente en la Feria de Abril de Sevilla.

La elección de esta imagen tiene su historia. Y es que la diseñadora que se ha ocupado de ello, Maud van Rossum, ha dicho que vio la foto de fondo en el despacho del monarca durante uno de sus discursos y le llamó la atención que fuera «muy hermosa e íntima». Cuando se presentó esta oportunidad, solicitó su uso a palacio y le fue concedido, mostrando así una imagen muy diferente de una reina.

BIOGRAFIAS DE LA REINA

Gtres.

Por otro lado, al hilo de su 50 cumpleaños, se han lanzado al mercado hasta tres nuevas biografías de Máxima de Holanda, lo cual da idea del interés que genera. Dos en los Países Bajos y una en Argentina. Las primeras en salir han sido de la autora Marcia Luyten, que firma dos volúmenes, titulados «Moederland» y «Vaderland», donde se pone en valor la perseverancia de la reina, su confianza en sí misma y la importancia de los amigos para ella.

En Argentina se publica «Máxima, la construcción de una reina» (Plaza y Janés), obra de Paula Galloni y Rodolfo Vera Calderón, quienes a través de jugosos testimonios concluyen que la joven Máxima tenía claro que su misión en la vida era «escalar hasta lo más alto posible». Un perfil ambicioso que pasa a un segundo plano en la tercera biografía de este año, del periodista Rick Evers, que lleva el título de «Máxima, más que Majestad», donde aborda todo un año de trabajo de la soberana.

Gtres.

Libros todos que llegan justo en el peor momento de popularidad de Máxima de Holanda, quien de un 83 por ciento ha pasado a un 68 por ciento, según la última encuesta popular publicada con ocasión del Día del Rey, el pasado 27 de abril. Los reyes de Holanda aún están pagando su viaje a Grecia el pasado verano, en plena pandemia, error que incluso les obligó a pedir un perdón público en un mensaje grabado. Aunque Máxima fue acogida primero con reticencia en su país de adopción (debido a los lazos de su padre con la dictadura de Videla), lo cierto es que muy pronto comenzó a ganarse sus corazones a base de gestos, cercanía y mucho trabajo.

Estos días ha retomado su agenda acudiendo a varios actos de la Fundación Más Música en las Aulas. Sus atuendos estaban hechos para brilla. Uno de ellos con casquete, vestido con mangas con efecto de pulseras doradas de Claes Iversen y unos guantes de red de lo más originales. Otro con cándida diadema de pétalos de gasa… Ahora toca remontar…