Los reyes de Bélgica terminaron su visita de trabajo a Nueva York con un plan romántico: fueron a ver el musical 'West Side Story' antes de San Valentín.


Se acerca el Día de San Valentín y los enamorados del mundo preparan la jornada cada uno a su estilo. En el caso de los reyes de Bélgica parece que ya han preparado el terreno y aprovechando su viaje de trabajo a Nueva York, también han sacado tiempo para ‘colar’ un plan más romántico aparte de las reuniones. Así pudimos ver anoche a Felipe y Matilde, juntos y relajados, dispuestos a disfrutar de un maravilloso musical en el corazón de Broadway.

Los reyes acudieron a ver ‘West Side Story’, una versión modernizada de ‘Romeo y Julieta’, con la inmortal música de Leonard Bernstein, en el Teatro Broadway. Además del interés por el espectáculo en sí, había otros motivos para esta elección concreta. Y es que está dirigido por Ivo Van Hove y coreografiado por Anne Teresa De Keersmaeker, dos compatriotas belgas que triunfan en La Gran Manzana. Así pues, doble celebración.

Matilde y Felipe finalizaban de esta manera la segunda jornada de su viaje oficial tras haber mantenido diversos encuentros durante el día. Entre sus compromisos visitaron la exposición «Vidas Rebeldes», sobre los niños soldado en la guerra de Uganda. Hay que recordar que uno de los propósitos era tratar este asunto, el de los menores en los conflictos armados y la violación de los derechos humanos de la infancia, en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU, que actualmente preside Bélgica. Al día siguiente ponían rumbo de vuelta a su país, donde podrán celebrar ‘in situ’ su Día de los Enamorados.