Masako de Japón celebra su 58 cumpleaños con un nuevo posado, en el que se la ve sonriente y muy recuperada de sus problemas de salud


Masako de Japón, la consorte del emperador Naruhito, cumple hoy 58 años. Y lo celebra al estilo nipón, con mucha sobriedad y un nuevo posado que tranquiliza mucho sobre su salud. De todos es conocido que la emperatriz sufre de una depresión, diagnosticada en 2003, tal y como reconoció la propia Casa Imperial, pero también es cierto que ya hace tiempo que Masako ha logrado encontrar un cierto equilibrio entre su enfermedad y sus compromisos profesionales.

Gtres.

Estas nuevas fotos muestran a Masako con un traje de chaqueta color caramelo y una dulce sonrisa. A su lado, su esposo, con el que ha posado en el Palacio Imperial de Tokio. En algunas imágenes, el matrimonio está sentado frente a una mesa sobre la que reposan algunos objetos, como esferas y figuras de madera pintadas, además de unas máscaras típicas del teatro tradicional japonés.

Gtres.

Masako de Japón se convirtió en emperatriz en mayo de 2019, cuando su esposo ascendió al Trono del Crisantemo tras la insólita abdicación de su padre, el emperador Akihito. Se había casado con el entonces heredero en 1993 y el 1 de diciembre de 2001 dio a luz a su única hija, la princesa Aiko.

Precisamente la tardanza en tener descendencia y las críticas mediáticas ocasionaron en Masako un estrés adicional que hizo que su depresión se agravara. Finalmente, con el paso de los años y el tratamiento adecuado, parece haber llegado a un punto de conciliación entre sus deberes públicos y su salud.

Gtres.

La Casa Imperial habló de un «trastorno de adaptación» y la propia Masako en declaraciones realizadas en diciembre de 2020, aseguró: «Quisiera hacer más esfuerzos para recuperarme y así poder apoyar al emperador y cumplir con mi papel como emperatriz».

Desde entonces su agenda tiene en cuenta esta situación y acude a eventos seleccionados. De hecho, en esta nueva sesión la emperatriz Masako está relajada, no deja de sonreír y presume de un aspecto estupendo.

Y eso que en la Casa Imperial últimamente han sufrido todo un tsunami tras la boda de Mako de Japón, sobrina del emperador, con un hombre plebeyo, por lo que la joven ha tenido que renunciar a su título de princesa y abandonar a la familia imperial.

Gtres.

Por otro lado, los emperadores acaban de celebrar la mayoría de edad de su hija Aiko, que en Japón se alcanza a los 20 años. Para ello las damas se vistieron de largo, de blanco y con sus mejores joyas. A partir de ahora, su hija podrá comenzar a ejercer un papel institucional. Lo curioso y todavía polémico es que la princesa Aiko no es la heredera al trono y en su momento no podrá suceder a su padre, ya que en su país sigue imperando la Ley Sálica, que impide reinar a una mujer.

UNA FIESTA PRIVADA

Estas fotografías ‘de cumpleaños’ se tomaron en un acto previo a la ceremonia de gala de la mayoría de edad de la princesa Aiko. Hoy mismo, eso sí, los emperadores eran captados a bordo de su vehículo oficial para visitar a los emperadores eméritos, Akihito y Michiko. Masako lucía un clásico traje azul con casquete y perlas. La fiesta por su 58 cumpleaños será de puertas para adentro y con un reducido grupo de invitados a causa de la pandemia.