Margarita de Dinamarca fue proclamada reina hace medio siglo. Su pueblo y su familia la adoran, porque ella es un ser muy especial.


La reina Margarita de Dinamarca celebra el 14 de enero el 50 aniversario de su llegada al trono. Aquel mismo día de 1972 su padre, el rey Federico IX de Dinamarca, fallecía tras una enfermedad fulminante, dando paso en la sucesión a la mayor de sus tres hijas fruto de su matrimonio con Ingrid de Suecia.

Casa Real de Dinamarca.

Margarita tenía 31 años, ya estaba casada con el príncipe Henrik y era madre de dos hijos, los príncipes Federico y Joaquín. Al día siguiente, vestida de negro luto, la joven reina era proclamada en el Parlamento como la nueva soberana de los daneses. Saludando desde el balcón a su pueblo con su esposo a un lado y con sus pequeños hijos rodeando sus rodillas.

Archivo Semana.

Cuando ella nació (el 16 de abril de 1940, en un país recién invadido por las tropas nazis), las mujeres aún no podían reinar en Dinamarca, pero un cambio en la Constitución en 1953 lo hizo posible. Desde niña, Margarita siempre mostró muchas inquietudes y se sintió muy unida a sus padres y hermanas, Benedicta y Ana María, por lo que pronto se ganó el cariño de los ciudadanos.

Margarita estudió en un colegio público en Copenhague. Más tarde asistió a un internado femenino en Hampshire (Inglaterra). Posteriormente cursó Arqueología Prehistórica en Girton College (Cambridge), Ciencias Políticas en la Universidad de Aarhus y completó sus estudios en la Sorbona de París y a la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres. Fue la primera reina danesa en siglos de historia en tener un título universitario. Además, habla cinco idiomas: danés, francés, inglés, sueco y alemán.

En una fiesta en la capital británica conoció (y se enamoró) de Henri Laborde de Monpetzat, un atractivo conde y diplomático francés, seis años mayor que ella. Margarita y Henri se casaron el 10 de junio
de 1967 en la iglesia Holmen de Copenhague. Él fue rebautizado
como el príncipe consorte Henrik.

Casa Real de Dinamarca.

En los años siguientes también llegaría la maternidad para una reina muy cercana y querida por su pueblo. No en vano, el día de su proclamación como soberana adoptó el famoso lema: «Con la ayuda de Dios y el amor del pueblo, la fuerza de Dinamarca». Lo repite todos los años en su mensaje de Navidad.

Casa Real de Dinamarca.

Pero además de sus funciones como Jefa de Estado, la reina Margarita también es conocida por su singular personalidad y sus aficiones bohemias. Es pintora (ha utilizado el seudónimo Ingahild Grathmer), sus ilustraciones han servido para la edición danesa de ‘El señor de los anillos’ y para un libro de poemas de su esposo; y además ha ejercido de escultoradiseñadora de vestuario de ballet y hasta de su propia ropa, de escritora de relatos, borda y cose… Su símbolo personal, cómo no, son las margaritas.

Archivo Semana.

Por diseñar, incluso ya tiene listo el sarcófago de cristal en el que reposarán sus restos en la catedral de Roskilde… Lejos de la formalidad palaciega, su refugio de verano durante décadas ha sido el castillo de Cahors, al sur de Francia, que compró con su esposo en 1974.

Allí es feliz rodeada de viñedos y cultivos de frutas y verduras. La reina danesa solía ser una más de compras por el mercadillo local cargando con su cesto. Todo ello hace de ella un personaje muy especial, mucho más allá de una reina, y todo un símbolo para los daneses.

El 13 de febrero de 2018 enviudó del príncipe Henrik, su compañero de vida durante medio siglo, en el que no faltaron tormentas sentimentales a causa del ‘especial’ carácter del príncipe (que en 2016 llegó a renunciar a su título de consorte). La soberana mostró mucha paciencia, amor y comprensión. En septiembre de 2017 la Casa Real anunciaba que el príncipe padecía
demencia.

Desde entonces, la reina Margarita ha continuado adelante con una sonrisa y su gran fortaleza, apoyándose en sus hijos, sus nueras y sus ocho nietos, siempre al pie del cañón.

Hoy celebra el Jubileo de Oro por sus 50 años en el trono, y aunque han tenido que posponerse las grandes celebraciones para más adelante, teniendo lugar solo algunos actos oficiales, ella sigue orgullosa de contar con el favor del pueblo.