La última y meditada estrategia de Federico de Dinamarca para blindarse a sí mismo

U543632

El heredero al trono danés ha optado por mantener un perfil bajo y ser más discreto que de costumbre en sus compromisos oficiales.

Federico de Dinamarca y Genoveva Casanova se han convertido en los protagonistas indiscutibles del mes. Las imágenes de ambos paseando por Madrid dinamitaban por completo la aparente tranquilidad de la que gozaba la Familia Real danesa, puesta en jaque por estas comprometidas instantáneas del heredero al trono. Ante tal escándalo, los miembros de la realeza no han tenido más remedio que blindar la institución y hacer todo lo posible para preservar su intimidad. Para ello, han llevado a cabo una serie de cambios en sus rutinas que no han pasado desapercibidos para la prensa de Dinamarca.

federico-dinamarca-mary-dinamarca-plan-recuperar

También te interesará

Federico de Dinamarca y su giro de 180 grados para blindar su matrimonio con Mary

Sin ir más lejos, el pasado viernes, 24 de noviembre, el Príncipe Federico reaparecía. Lo hacía de manera sorprendente durante el entrenamiento de la Selección Femenina de Balonmano de Dinamarca de cara al Mundial. Las redes sociales de la Casa Real danesa se hacían eco de la visita con una imagen del heredero al trono junto a las jugadoras y el resto del cuerpo técnico: “La Copa Mundial de Balonmano femenina comienza el miércoles en VM Herning. Por lo tanto, fue un gran placer sorprender al equipo, cuando hoy temprano visitó a las jugadoras del Anja Andersen Hall en Brøndby para su entrenamiento y preparación para el campeonato mundial. Buena suerte al equipo danés”, escribían.

Los medios y los daneses reaccionan a la inesperada reaparición del Príncipe

En cuestión de instantes, la publicación se llenaba de comentarios de daneses que confirmaban que había sido “una grata sorpresa para ellas” la llegada del hijo de Margarita II al entrenamiento. Sin embargo, hay quienes se han mostrado reacios ante la visita del Príncipe: “Ahora cuidado con estar con todas las mujeres a la vez” o “¿con quién estaría realmente si tienen que enfrentarse a España?”, han sido algunos de los comentarios de ‘haters’ que el marido de Mary de Dinamarca ha recibido.

Federico de Dinamarca, en el día de la Caza del Rey, el 16 de noviembre de 2023.
Federico de Dinamarca, en el día de la Caza del Rey, el 16 de noviembre de 2023. (Foto: @detdanskekongehus)

Pero lo cierto es que esos ataques no son lo que más llama la atención, sino la manera de proceder de Federico de Dinamarca. Tal y como ha revelado el medio danés ‘Elkstra Bladet’, el Príncipe ha llevado a cabo una estrategia basada en no anunciar de antemano su aparición. Gracias a eso, ha evitado muchas “preguntas venenosas” por parte de algunos reporteros sobre su cita en la capital española con Genoveva Casanova. Unas cuestiones que, gracias a este movimiento, no ha tenido que responder, pudiendo así protegerse a sí mismo y su figura como sucesor de la Reina Margarita.

Federico de Dinamarca sigue los pasos de la Reina Margarita para preservar su intimidad

Esta actitud por parte del Príncipe Federico y del resto de miembros de la Familia Real danesa no es ninguna sorpresa. Durante la visita imprevista al equipo de balonmano del pasado viernes, el futuro Rey evitó por completo las preguntas, lo que demuestra que aún le resulta difícil enfrentarse al asunto que le relaciona directamente con Genoveva Casanova. Esto mismo quedó reflejado en el día de la Caza del Rey, celebrado el pasado 16 de noviembre en los bosques de Gribskov.

Dada la repercusión que habían tenido las imágenes de su hijo con la ex de Cayetano Martínez de Irujo, Margarita de Dinamarca tomó medidas. La soberana puso fin a una tradición de quince años al no invitar al evento a los medios de comunicación, esquivando así el interés periodístico por la polémica que gira en torno a Federico. La Casa Real danesa fue quien se encargó de hacer las fotografías pertinentes a lo largo de la jornada y las distribuyó posteriormente, sin dar opción a que otros fotógrafos accedieran al recinto. Y es que, aunque el tiempo pasa, el Príncipe sigue estando situado en el ojo del huracán y prefiere tener un perfil bajo hasta que las aguas vuelvan a su cauce.