Disfrutando de sus días de permiso, el marido de la Infanta Cristina sale de su casa de Vitoria con dos de sus hijos y el coche cargado de objetos.


Iñaki Urdangarin está sacando todo el partido a sus días de libertad. En su nueva salida de la cárcel se trasladado con su familia a Vitoria, su ciudad natal, pata desconectar de su duro día a día entre rejas y disfrutar de la compañía de su familia en su nuevo permiso penitenciario. Al exjugador de balonmano, junto a dos de sus hijos, se le ha visto saliendo de su domicilio de Vitoria. Abandonaban el edificio con el coche completamente cargado, con un portaequipajes en la parte superior y varias bicicletas en la parte trasera. Unos metros por detrás de su vehículo a su mujer. La Infanta Cristina, al volante de su otro automóvil, abandona el domicilio siguiendo a su marido.

El exdeportista y la Infanta salen del domicilio familiar en Vitoria

La última vez que el ex duque de Palma obtuvo un permiso fue el pasado mes de febrero. Entonces también elegía Vitoria como lugar para descansar y rodearse de su familia. Un mes después el estallido de la pandemia del coronavirus obligó a los reclusos a permanecer dentro de los centros penitenciarios para evitar riesgos de contagio masivo. Tras la aprobación del estado de alarma, el Ministerio del Interior decidió suspender en su totalidad las comunicaciones También se limitaban los permisos de las personas reclusas, además de otras restricciones de acceso a los centros. La medida afectaba de manera a Urdangarin. Ha pasado la cuarentena en la cárcel, sin poder salir de su celda en la cárcel de Brieva.

Tras 99 días de confinamiento, la situación sanitaria ha mejorado y gracias a ello el exjugador de balonmano salir para disfrutar de un permiso de seis días, el pasado mes de junio. Asimismo, el pasado 10 de julio recuperaba el voluntariado en el Hogar Don Orione, donde presta servicios de ayuda a los más desfavorecidos en su proceso a su reinserción en la sociedad tras pasar por prisión. A partir de ahora, el vasco podrá salir tres veces por semana para cumplir con sus labores de voluntariado con personas con discapacidad intelectual en Pozuelo de Alarcón. También podrá salir de la cárcel un fin de semana al mes, lo que sin duda convertirá su reclusión en una situación más llevadera.

El permiso de Iñaki Urdangarin tendrá una duración de cuatro días. El próximo domingo deberá regresar a Ávila para ingresar nuevamente en prisión. Allí entró hace dos años para cumplir una condena de 5 años y 10 meses por varios delitos de corrupción en el caso Nóos.