La princesa Mette-Marit de Noruega tiene muchas facetas: la última ha sido ejercer de presentadora literaria con mucho estilo.


Los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit de Noruega han retomado su agenda oficial tras un verano distinto en el que, sobre todo, han compartido tiempo con su familia y sin salir de su país. Ahora toca volver al trabajo y en esta ocasión, aunque acudieron juntos a un compromiso, fue la princesa la que copó el protagonismo en solitario. Y además para ofrecernos una imagen muy distinta de ella, convertida en presentadora de un evento literario.

El acto tuvo lugar en la biblioteca pública Deichman en el barrio de Bjørvika, en Oslo, que se fundó en el siglo XVIII y es la más antigua de Noruega. A su llegada lucía un bonito vestido midi con estampado de pájaros voladores de la firma noruega Pia Tjelta, en concreto el modelo llamado «Alicia». Debido al fresco que comienza a hacer en el país lo completó con una americana negra y unos salones cerrados en color nude. Su media melena suelta, con raya al medio, ondulada y ultrarrubia como viene acostumbrando. La diferencia, el toque por así decirlo, lo puso con sus gafas de ver. Porque sí, las debe necesitar para leer y no hay por qué ocultarlo. Mette-Marit utiliza un diseño de aire retro, transparentes y tamaño extragrande. El resultado era bastante novedoso y atractivo. ¡Le sentaban de maravilla!

Gtres.

La princesa subió al escenario del auditorio y tomó asiento en un set con mesita y sillón con un micrófono al lado . Esta vez iba a presentar al autor Geir Gulliksen para charlar sobre su última novela,  Bli snill igjen. Poeta, escritor de obras de teatro y de libros infantiles… Mette-Marit estaba encantada de mantener una conversación abierta con este autor ampliamente galardonado. Mette-Marit de Noruega es una gran lectora y así lo manifiesta a través de sus redes sociales, alentando sobre todo a los más jóvenes a que se dejen llevar por la magia de las páginas y una buena historia. Además acudió muy bien preparada, llevando un informe, sus papeles y bolígrafo bien a la mano.

Mette-Marit mostraba un excelente aspecto y buena forma física, como se pudo ver con su coqueto cruce de piernas. Hace justo dos años que fue diagnosticada de fibrosis pulmonar, una enfermedad que la obliga a descansar y guardar reposo, por lo que su agenda se ha reducido un poco. Pero sigue muy presente en la vida pública y esta es la mejor prueba.

El príncipe Haakon escuchó su intervención desde los asientos, mostrando siempre su orgullo por su esposa. El pasado 25 de agosto la pareja celebró sus 19 años de matrimonio, aniversario que compartieron con sus seguidores en las redes subiendo una foto de ambos con con un enorme ‘ramo’ de globos con forma de corazón. Aunque sus inicios fueron difíciles (ella tenía un hijo de una relación anterior y un pasado algo salvaje), el tiempo ha confirmado que su amor era bien fuerte. Sus dos hijos, Ingrid Alexandra y Sverre Magnus, ya son unos adolescentes que comienzan a mostrar su propia personalidad sin dejar de darles alegrías.