Los reyes, Harald y Sonia, han presidido una celebración inusual acompañados por los príncipes Haakon y Mette Marit.

 


Todos los años, la Familia Real de Noruega se reúne con motivo del Día Nacional. Una celebración en la que los diversos miembros de la familia se visten con los trajes regionales y viven de forma intensa, sintiendo el calor de la ciudadanía del país. Este año, inevitablemente, esta fiesta ha estado marcada por la pandemia que azota al mundo. Los reyes, Harald y Sonia, han presidido una celebración discreta y atípica en el Palacio Real de Oslo, residencia de los monarcas, acompañados por los príncipes Haakon y Mette Marit  y sus hijos, Ingrid Alexandra y Sverre Magnus.

Con mayores medidas preventivas y sin las habituales aglomeraciones y el bullicio de las calles que se vive durante este día, así ha afectado la crisis sanitaria al Día de Noruega. Sin embargo, los diversos miembros de la realeza han continuado con esta jornada acompañados por un grupo reducido de prensa que captaba estas imágenes. Tras los saludos en el balcón donde todos hondeaban sus banderas, los diversos miembros paseaban por los jardines de palacio. Esta vez acompañados por sus adorables mascotas, Milly Kakao y Muffins Krakebolle, y guardando la debida distancia de los reporteros gráficos que han acudido a cubrir este evento.

La agenda para este día también ha contado con una cita que ha pillado a muchos por sorpresa. Los príncipes herederos y los reyes han paseado por la ciudad en sendos vehículos descapotables en los que podían tener un contacto más cercano con sus compatriotas. Más tarde, los príncipes realizaban su primera parada y acudían a una residencia para mayores, también a un centro que trabaja con personas con discapacidad. Allí han saludado tanto a los miembros del equipo como a sus usuarios, siempre prestando atención a las medidas de seguridad.

El mensaje de Marta Luisa de Noruega

Después de un tiempo de confinamiento que también ha afectado a las agendas de las diversas monarquías europeas, se trata de uno de los primeros actos donde vemos a una familia real reunida de nuevo. A pesar de que Marta Luisa de Noruega no ha estado presente en estos actos, sí que ha querido manifestarse a través de sus redes sociales donde ha compartido este mensaje. «Feliz cumpleaños Noruega. ¡Hi hip hurra! La era del coronavirus está cambiando las tradiciones y empujándonos a que las miremos con otros ojos para encontrar oportunidades nuevas. Tened un gran 17 de mayo todos juntos».

Los últimos meses han sido especialmente duros para Marta Luisa de Noruega. El pasado 25 de diciembre, Día de Navidad, la noticia del fallecimiento de su exmarido, Ari Behn, padre de sus tres hijas, conmocionaba al mundo. El escritor, de 47 años, acababa con su vida de forma totalmente inesperada.

A finales del mes de marzo, la primogénita de los Reyes reconocía que estaba viviendo un duro capítulo. «Nuestra familia ha pasado, y todavía está pasando, por un difícil momento después de la muerte de Ari. Estamos atravesando el momento más difícil y duro de nuestras vidas», comenzaba a explicar Marta Luisa de Noruega a través de sus redes sociales y con una imagen muy primaveral con la que hacía referencia a la esperanza. Con esas palabras, la hija mayor de los reyes de Noruega hablaba así por primera vez del suicidio de su exmarido.

«Vivimos sumidos en una profunda tristeza y tuve que encontrar un punto de apoyo para mis hijas y asumir el papel de madre y padre las 24 horas del día puesto que mis hermosas hijas están muy vulnerables y me necesitaban en todo momento», añadía. Y es que la muerte de su expareja ha supuesto un auténtico mazazo. «Desde luego, no era el momento y esto ha provocado que el proceso sea muy largo, a la par que triste. Y por supuesto, es algo que se prolongará en el tiempo».