Sassa de Osma y Christian de Hannover se han convertido al fin en padres de dos preciosos mellizos que serán bautizados como Nicolás y Sofía


Sassa de Osma y Christian de Hannover no caben en sí en felicidad, después de haberse estrenado en el apasionante mundo de la paternidad con la llegada de sus retoños. La afamada empresaria peruana y el hijo de Ernesto de Hannover han sido padres de mellizos, a quienes han llamado Nicolás y Sofía. Una buena nueva con la que ponen el broche final a una temporada gloriosa, que comenzó con su boda civil en noviembre de 2017 en Londres y después de manera religiosa en marzo del siguiente año en Lima. Una ceremonia que, para la recién estrenada mamá, tenía un claro objetivo: “Yo creo que, como cualquier pareja, cuando te casas es con la idea de formar una familia”, aseguraba el pasado verano Sassa de Osma, poco antes de quedarse embarazada como así andaba buscando.

La búsqueda de formar una familia parece que ha sido un camino de rosas para Sassa de Osma y Christian de Hannover, dado que justo poco después de anunciar sus planes de convertirse en padres, dieron a conocer que efectivamente el milagro se había producido. ¡Y por partida doble! El destino ha querido que la pareja tenga en un solo embarazo a la parejita, Nicolás y Sofía, quienes ya llenan de alegría la casa que la pareja comparte en el centro de Madrid. Concretamente, en plena Milla de Oro de la capital, en el barrio de Salamanca, para después mudarse a principios del mes de junio a un rincón igual de elitista que el primero, al lujoso vecindario de Puerta de Hierro.

Desde este céntrico apartamento, Sassa de Osma y Christian de Hannover han pasado confinados durante la cuarentena por el coronavirus. Una crisis sanitaria que ha preocupado mucho a la familia, dado que encontrarse en un estado tan avanzado de embarazo en plena pandemia siempre es motivo de inquietud e incertidumbre. Sassa de Osma no ha perdido la calma durante estos meses y así la hemos podido ver en diversas ocasiones, saliendo al balcón de su casa para aplaudir puntual los esfuerzos del equipo sanitario que velaba por la salud de todos, siendo la primera línea de batalla contra el virus. Por fortuna, todo ha salido bien, al menos para ellos, y ya disfrutan de tener a sus mellizos en sus brazos. La espera ha merecido la pena.

Algo que bien sabía ya Sassa de Osma hace unos meses, cuando hablaba sin reparos sobre cómo estaba llevando el embarazo en plena pandemia: “Cada etapa de la vida está marcada por ciertos sueños y, en esta que estoy viviendo ahora, estoy muy feliz con los que he logrado”, confesaba la empresaria peruana a la revista ‘Fashion’ el pasado mes de abril. Ahora comienza quizá la parte más dura, pero también la más bonita, de la aventura de ser padres y es que deben aprender a manejarse con los pequeños, a conocer sus llantos y sus risas, a aprender a lidiar con las situaciones de estrés y a disfrutar de aquellos momentos en los que tienen la certeza de que la felicidad de sus hijos es la suya misma. Una etapa preciosa, que disfrutarán en su nuevo apartamento de lujo de Madrid.