La princesa Charlène «casi muere» en Sudáfrica tras pasar tres veces por quirófano, pero el príncipe Alberto le restó importancia a su situación. Sus amigos, muy cabreados, han confesado cómo está realmente la exnadadora


La salud de la princesa Charlène de Mónaco ha estado en boca de todos desde que se instalase en Sudáfrica para permanecer durante seis meses alejada de su marido, el príncipe Alberto, y de sus hijos. Mucho se ha hablado al respecto, entremezclando su drama de salud con constantes rumores de crisis que no se ven sofocados con sus innumerables acciones y es que el hecho de que incluso vivan separados por residencias a escasos 300 metros no ayuda. Pero ahora, gracias a los amigos de la exnadadora, hemos podido comprender hasta qué punto la vida de la princesa Charlène estuvo en peligro por culpa de una grave infección otorrinolaringológica por la que tuvo que pasar por quirófanos hasta en tres ocasiones. Unos pasos por quirófanos que la ha debilitado tanto que ha paralizado su agenda oficial y vive recluida en casa a la espera de una mejoría que se resiste en aparecer.

La princesa Charlène regresó al principado de Mónaco el pasado 8 de noviembre tras 6 meses en Sudáfrica pasándolo francamente mal. Sus problemas de salud le impedían regresar a su casa, estar con su familia y acallar con los rumores. El príncipe Alberto trató de minimizar su afección para no hacer saltar las alarmas, pero ahora ha reconocido en una entrevista que su esposa se encuentra ingresada en un centro en Europa por expreso deseo de ella debido a un agotamiento físico y emocional. Pero ahora han salido a la palestra amigos de la princesa Charlène que ahondan en su drama personal, alertando sobre su grave situación, destacando que “casi muere” en su país natal y que el príncipe Alberto no ha estado a la altura de las circunstancias.

Palais Princier.

Desde su entorno de amistades están muy preocupados por la bajada de peso drástica experimentada por la princesa Charlène, tal y como destacan en conversación con ‘Page Six’. Están preocupados también por cómo la familia principesca a minimizado la situación de la princesa, señalando directamente al príncipe Alberto de Mónaco por sus declaraciones a la revista ‘People’: “Es injusto que se la presente con algún tipo de problema mental o emocional. No sabemos por qué Palacio le resta importancia al hecho de que casi se muere en Sudáfrica”, denuncian al citado medio.

La princesa Charlène llegó a Sudáfrica en mayo para apoyar una iniciativa en contra de la caza furtiva de rinocerontes y una grave infección de oídos, nariz y garganta se antepuso a sus planes. No podía regresar a Mónaco y tuvo que pasar hasta tres veces por quirófano, lo que le “generó problemas de sinusitis y deglución derivados de una cirugía anterior”. Estos pasos por quirófanos le impiden “comer alimentos sólidos durante seis meses y solo ha podido ingerir líquidos a través de una pajita, por lo que ha perdido casi la mitad de su peso corporal”, dicen sus amigos a modo de denuncia pública, para dejar constancia de lo mal que lo pasó y cómo desde Palacio no se ha ofrecido la gravedad real que revestía su situación.

Charléne de Mónaco reaparece
© Redes sociales.

Desde su grupo de amigos quieren dejar claro que la princesa Charlène “no está perdiendo la cabeza ni sufre problemas graves de salud mental”, sino que en realidad lo que le sucede es que está “agotada por haber pasado durante seis meses por cirugías y por una incapacidad para comer adecuadamente”. Todo esto unido a que estaba separada de sus hijos y de su esposo, de quien dice sigue enamorada, a pesar de los fuertes rumores por faltar a citas importantes para el matrimonio. Sus amigos han querido zanjar estas especulaciones y aseguran que no hay desgaste de su relación, que siguen siendo un equipo y que no tienen planes de separar sus caminos, aunque sí estén viviendo en domicilios separados.

El ingreso de Charlène en una clínica ‘secreta’

Diez días después del regreso de la princesa Charlène a Mónaco esta ha tenido que ser ingresada en un centro. Lo ha confirmado su marido a la revista ‘People’ en una entrevista en la que ha desvelado sus problemas de salud. Si bien es cierto que hace unos días se hablaba de que Chàrlene de Mónaco se encontraba en «un lugar confidencial» y no podía asumir su papel oficial el pasado viernes 19 de noviembre en la Fiesta Nacional del Principado, ahora se desvela que se encuentra en una clínica en algunos de los rincones de Europa. No ha querido descubrir la ciudad exacta en la que se encuentra su mujer por motivos de privacidad y seguridad.

Redes sociales.

En el mencionado medio de comunicación ha confesado que se encuentra ingresada en un centro por voluntad propia tras sufrir un profundo agotamiento. Un agotamiento tanto emocional como físico. ·Puedo decir que estaba sufriendo una fatiga increíble. No podía dormir bien durante varios días, no estaba comiendo bien tampoco. Ha perdido mucho peso, lo que la hace más vulnerable a las enfermedades, como catarro, gripe o, Dios nos libre, COVID», ha confesado.

Alberto ha asegurado que a su regreso al Principado después de seis meses en Sudáfrica, Chàrlene de Mónaco estuvo «bastante bien en las primeras horas, y luego se hizo bastante evidente que no se encontraba bien»». Por este motivo, ha desvelado que su estado actual es el resultado «de varios factores que son asuntos privados». Además, el príncipe asegura que «estaba claramente agotada, física y emocionalmente. Estaba abrumada y no podía enfrentar los deberes oficiales, la vida en general o incluso la vida familiar». Unas declaraciones que no han gustado nada a sus amigos, quienes consideran que se señala a su salud mental y se resta importancia al calvario sufrido en Sudáfrica.