Alberto de Mónaco ha inaugurado el navideño parque de atracciones del puerto del Principado en un acto marcado por la gran ausencia de Charlène.


¡Ya es Navidad en Mónaco! Este viernes, Alberto de Mónaco ha dado el pistoletazo de salida a la época estival con la inauguración de las tradicionales atracciones en el principado. El soberano ha presidido un acto marcado por la ausencia de Charlène, que se ha alejado de la vida pública para poder centrarse en su recuperación, y ha estado acompañado por sus hijos, Jacques y Gabriella.

GTRES

Los Grimaldi han dado la bienvenida a la época más familiar del año en un evento en el que el Príncipe Alberto se ha encargado de inaugurar la noria, decoraciones y atracciones situadas en el puerto de Mónaco. Un panorama completamente distinto al que vivió el país hace un año debido a la situación de emergencia sanitaria. En el acto, el hijo de Grace Kelly y Raniero III ha estado acompañado por sus hijos, Gabriella y Jacques, quienes estaban bien protegidos contra el frío con unos llamativos y coloridos abrigos y bufandas.

Los hijos de Alberto de Mónaco han acaparado las miradas de los allí presentes gracias a su desparpajo y a las simpáticas diademas de reno que no han dudado en ponerse para la ocasión. Acompañados de sus primos, los dos pequeños aprovechaban el momento para disfrutar de todas y cada una de las atracciones. Asimismo, tampoco faltaron a la cita Carolina de Mónaco y sus hijos, Alejandra y Pierre de Hannover (con su mujer, Beatrice Borromeo).

Alberto de Mónaco inaugura la Navidad con la gran ausencia de Charlène de Mónaco

Aunque había dudas sobre si Charlène de Mónaco aparecería en este importante acto, lo cierto es que la mujer del Príncipe Alberto no ha hecho acto de presencia. En concreto, la exdeportista se encuentra ingresada en un centro médico europeo por sus problemas de salud después de haber estado recluida en Sudáfrica durante seis meses por una grave infección. Aunque no está claro el lugar en el que se encuentre, las últimas informaciones publicadas al respecto indican que se encontraría en los Alpes Suizos. Alberto ha asegurado que a su regreso al Principado después de seis meses en Sudáfrica, Charlène de Mónaco estuvo «bastante bien en las primeras horas, y luego se hizo bastante evidente que no se encontraba bien».

Por este motivo, en una entrevista, el soberano desvelaba que el estado actual de su mujer es el resultado «de varios factores que son asuntos privados». Además, el príncipe asegura que «estaba claramente agotada, física y emocionalmente. Estaba abrumada y no podía enfrentar los deberes oficiales, la vida en general o incluso la vida familiar».

Desde su entorno de amistades están muy preocupados por la bajada de peso drástica experimentada por la princesa Charlène, tal y como destacan en conversación con ‘Page Six’. Su círculo cercano se ha mostrado preocupado por cómo la familia principesca a minimizado la situación de la princesa, señalando directamente al príncipe Alberto de Mónaco por sus declaraciones a la revista ‘People’: “Es injusto que se la presente con algún tipo de problema mental o emocional. No sabemos por qué Palacio le resta importancia al hecho de que casi se muere en Sudáfrica”, denuncian.