La princesa Charlène ha vuelto para quedarse. Por fin parece haber dejado atrás definitivamente sus problemas de salud y su aislamiento público. Ahora no para de salir. No solo para cumplir con sus compromisos oficiales, tanto en solitario como junto a su esposo, el príncipe Alberto de Mónaco. También se permite escapadas a modo privado para hacer cosas que le gustan. En este ‘mood’ estamos viéndola todos estos días en París con motivo de la Semana de la Moda. Quizás tomar nota de las últimas tendencias sea simplemente una excusa, pero su actitud ya lo dice todo.

charlene de monaco
Gtres.

Si hace un par de días sorprendía acudiendo al desfile de Akris, una de sus firmas favoritas absolutas en su armario, ahora ha repetido sentada en otro ‘front row’ de altura: el de Louis Vuitton. Charlène es una declarada admiradora de la moda y una de las ‘royals’ más elegantes del mundo. Con el tiempo ha ido forjando su estilo y poco o nada queda ya de aquella atlética nadadora sudafricana que enamoró al soberano monegasco.

Princesa desde hace once años (cuando se casó con el príncipe Alberto), Charlène ha hecho suyo un estilo modernísimo, con aires andróginos, a base de pelo muy corto y trajes de chaqueta masculinos. Por supuesto, tampoco le faltan los vestidos súper glamourosos para las principales galas del Principado. Y lo que está claro es que ella siempre está a la última e incluso un paso por delante de muchas de sus homólogas en este terreno.

charlene de monaco
Gtres.

En sus últimas apariciones públicas, la princesa ha optado en su mayoría por trajes de chaqueta y pantalón con un giro vanguardista. Para ver las últimas propuestas de Louis Vuitton (sentada junto a Bernard Arnault, presidente del grupo del lujo LVMH) destacó con una chaqueta de lentejuelas. Pero si hemos de destacar algo, aparte de su estilazo, también es su sonrisa. Ahora mira a cámara y devuelve un rostro luminoso.

Sus problemas de salud, a raíz de una grave infección de nariz, garganta y oídos, le han hecho atravesar un infierno. Aquello le pilló en Sudáfrica en plena pandemia, por lo que tuvo que estar separada de su familia durante más de medio año. A su regreso a Mónaco se hicieron evidentes sus secuelas físicas y emocionales (mucho más delgada y con la tristeza en su mirada), lo que motivó su ingreso en una clínica de reposo en Suiza durante cuatro meses más.

charlene de monaco
Gtres.

Desde entonces, Charlène de Mónaco ha ido recuperando poco a poco su actividad pública y el resultado es este: una princesa sonriente, con un aspecto saludable y un estado de ánimo que hace que desee salir y relacionarse con los demás. Aunque esta vez su escapada ha sido en solitario, la esposa de Alberto parece estar disfrutando mucho de su estancia en París.

charlene de monaco
Gtres.

Este desfile lo compartió con otras ilustres invitadas como Ana de Armas, Naomi Campbell, Chiara Ferragni, Alicia Vikander, Janet Jackson y hasta Jaime de Marichalar.