La ausencia de la princesa Charlène en este viaje familiar junto a su marido y sus hijos mellizos aviva de nuevo las noticias de su separación matrimonial.


Parece una estampa muy feliz y lo es en cierto modo… Desde otro punto de vista, estas imágenes del príncipe Alberto de Mónaco junto a sus dos hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, disfrutando en el parque Disneyland Paris, han vuelto a hacer saltar las alarmas. Porque ahí están todos, los tres ‘royals’, Mickey, Minnie, el castillo de cuento de hadas de La Bella Durmiente… Todos menos Charlène.

Disneyland Paris.

La princesa, esposa y madre de los pequeños, al menos no aparece en las fotos. Tampoco el popular parque de atracciones reseña su presencia en las instantáneas facilitadas de su visita. Alberto está solo con sus hijos mientras se divierten con un plan infantil dedicado a sus niños. ¿Y dónde está Charlène?

Justo sucede en los días en los que se ha filtrado un supuesto contrato por el que el soberano pagaría 12 millones de euros al año a su esposa para que siga siendo tal y para que continúe ejerciendo de princesa consorte en los actos oficiales más importantes del Principado. Así lo publicaba esta semana la revista francesa Voici citando fuentes fiables.

Disneyland Paris.

La noticia ha saltado también cuando la princesa Charlène acaba de regresar a la escena pública. Todo ello después de permanecer más de cinco meses sin dar la cara a su vuelta a Mónaco desde su Sudáfrica natal debido a sus problemas de salud. Recordemos que la esposa de Alberto aterrizó en Montecarlo el pasado 8 de noviembre y que, solo diez días después, el palacio Grimaldi anunciaba su retirada temporal para terminar de recuperarse de un «estado de profunda fatiga general».

Durante los siguientes cuatro meses, la princesa Charlène estaría completamente fuera de foco e ingresada en una lujosa clínica de reposo en Suiza, aunque esto nunca lo han confirmado de manera oficial.

charlene de monaco
Gtres

Cuando el pasado 30 de abril la esposa del príncipe Alberto acudía a una carrera de Fórmula E con el monarca y sus dos hijos, la sorpresa fue mayúscula. Charlène lucía nueva imagen rubia platino y un aspecto saludable, incluso sonreía y estaba muy atenta a sus pequeños. Señales inequívocas de su mejoría de salud. Apenas una semana después, la princesa volvía a dejarse ver con su familia en el torneo de rugby de Santa Devota. Todo parecía enderezarse de nuevo.

Disneyland Paris.

Sin embargo, ahora vuelve a hablarse de una separación matrimonial. Y con más fuerza que nunca. La ausencia de Charlène en este entrañable viaje a Disneyland Paris, realizado dentro del marco privado de la familia, da que pensar si acaso los rumores que les vienen acechando desde hace tanto tiempo no están bien encaminados.

Llama aún más la atención porque la princesa visitó con los suyos este mismo parque en 2019, y hasta posó con una diadema con las orejas de Minnie. Una estampa sin duda feliz y relajada, que hoy puede tornarse en tristeza.

Se dice que la princesa piensa mudarse a vivir a Ginebra (Suiza), dejando a sus dos hijos bajo la custodia paterna en tanto que ocupan un puesto en la línea sucesoria del pequeño Estado mediterráneo. Mientras tanto, el palacio Grimaldi guarda silencio al respecto.