El príncipe Alberto celebra hoy su 64 cumpleaños, acompañado al fin por su esposa, la princesa Charlène, recién dada de alta.


El príncipe Alberto de Mónaco cumple hoy 64 años. Y será un cumpleaños aún más feliz de lo esperado por una sola razón: el regreso de su esposa, la princesa Charlène. Esta ha permanecido los últimos cuatro meses ingresada en una clínica de reposo en Suiza recuperándose de un estado de «fatiga general». Al fin el pasado sábado, el Palacio Grimaldi comunicaba que la princesa ya había vuelto al Principado y se había reunido con sus familiares y amigos.

Alberto de Mónaco y Charlène de Mónaco
Gtres

Era la noticia más esperada por todos. Aún así, todavía no tenemos una imagen actualizada de Charlène en su regreso a casa. Sí ocurrió cuando la princesa aterrizó en Mónaco, el pasado 8 de noviembre, después de pasar seis meses en Sudáfrica aquejada de una grave infección de oídos, nariz y garganta. Entonces la vimos posar con su marido y sus dos hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, en la plaza del palacio.

Charlène de Mónaco Principado
© Palais Princier.

Sin embargo, cuando parecía que lo peor había pasado, otro comunicado hecho público diez días después nos informaba de que la princesa tendría que ausentarse del Principado para continuar con su convalecencia. Los duros meses de separación de los suyos y las tres intervenciones quirúrgicas a las que había tenido que someterse le habían pasado una terrible factura tanto física como mental.

Charlène de Mónaco familia
© Redes sociales.

Aunque en dicha nota aseguraban que Charlène estaría en un lugar incógnito para preservar su intimidad, a los pocos días trascendió que se encontraba en una clínica de lujo de Suiza, un país famoso por su efectividad en este tipo de tratamientos.

Ahora Charlène ya está de vuelta en su hogar. Lo que no especifican desde el Principado es cuándo retomará su agenda. La última vez que asistió a un compromiso oficial fue el 27 de enero de 2021 para celebrar Santa Devota.

Gtres.

Por ahora parece que va a continuar ausente del ojo público hasta su completo restablecimiento, según indican: «Para que la Princesa Charlène logre una recuperación completa, y como todavía necesita paz y tranquilidad, la pareja principesca pide, por tanto, que su vida privada se siga respetando en el marco del entorno familiar».

Gtres.

De momento, hoy la familia tiene por delante un día de celebración cuando el príncipe Alberto sople las 64 velas de su tarta. Y a su lado, la princesa Charlène, quien cada día está más cerca de ver la luz al final del túnel.

Se espera que este cumpleaños se lleve a cabo en la más estricta intimidad, aunque algunos desean que, precisamente por la particularidad de este aniversario, quizás sea la mejor ocasión para hacer pública una imagen de toda la familia reunida de nuevo. Una prueba física de Charlène, a quien no se ve en persona precisamente desde ese pasado 8 de noviembre.