Charlène de Mónaco: escapada griega para ser madrina del hijo de su entrenador

La princesa ejerció de madrina de bautismo de Leo, el hijo menor de Christos Fiotakis, quien se ocupa de su buena forma física. No estuvieron ni su marido ni sus hijos.

Charlène de Mónaco disfrutó de una escapada privada a Grecia. El motivo: el bautizo del hijo de Christos Fiotakis, su entrenador personal. La relación que tienen es tan estrecha que la princesa no dudó en aceptar ser su madrina y acogerlo como uno más en su familia.

9Un día inolvidable

La celebración lo tuvo todo: una reunión de familiares y amigos íntimos en un idílico lugar de Grecia, lugar de nacimiento de Christos… De todo ello dieron cuenta a través de sus redes sociales. El propio atleta y empresario escribía bajo este puzzle de fotos: «La vida va sobre momentos como estos».

8En familia

Y es así como pudimos descubrir a esta invitada tan especial. Charlène figuraba en un lugar destacado ejerciendo de madrina. Su ahijado es Leo, el segundo de los hijos de Christos (tiene otra hija mayor).

7Su entrenador e íntimo amigo

Christos Fiotakis es el dueño de Elite Fitness MC, un exclusivo centro deportivo fundado en 2009 y cuya sede está en Mónaco. Además es coach del piloto de Fórmula 1 Felipe Massa. Él es la persona que se ocupa de la excelente forma física de la exnadadora sudafricana, pero también uno de sus mejores amigos. No en vano se ocupa de organizar la carrera de moto acuática a favor de la Fundación Charlène de Mónaco.

6Un vestido túnica de Akris

La esposa del príncipe Alberto cumplió a la perfección con su papel en la ceremonia religiosa, celebrada al aire libre y frente al mar. Charlène lucía un vestido túnica con estampado geométrico, de clara inspiración griega, de la firma Akris, una de sus favoritas.

5Muy cariñosa con su ahijado

4Una madrina muy atenta

3Charlène es madre de dos hijos

2La invitación oficial

En la invitación del bautizo también descubrimos que el padrino del pequeño Leo, o Leonidas al completo, es Gareth Wittstock, hermano de la princesa.

1La princesa acudió en solitario

Charlène de Mónaco asistió en solitario a este compromiso. No se vio ni a su marido, el príncipe Alberto, que poco antes había estado en España y luego recibió a los Obama en el Principado, ni a sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, de cinco años. La verdad es que la princesa suele llevar una vida privada bastante independiente de su marido, al menos de cara al público, lo cual siempre da pie a comentarios sobre supuestas crisis matrimoniales. El próximo 1 de julio celebrarán su octavo aniversario de boda.