La que pudo ser Reina de España (antes de Letizia) hoy es una experta en Comunicación, madre de dos hijos y defensora a ultranza de la privacidad.


Hace más de 20 años esta bella modelo noruega se convirtió en la personalidad más deseada y buscada por los medios españoles a raíz de descubrirse su noviazgo con el entonces Príncipe Felipe. Ahora ha regresado a la esfera pública para hablar de algo que tiene que ver con una de sus grandes preocupaciones, la privacidad de las personas. Eva Sannum, que trabaja como consultora de Comunicación, ha participado en el podcast Tut & Mediekjør, en el que se plantea si es ético o no utilizar el contenido que los famosos suben en sus cuentas de Facebook, una red social que ella no tiene (solo Twitter y solo comparte contenido profesional). Su propia experiencia le ha dado alas durante todos estos años para defender a ultranza su privacidad.

Echando la vista atrás… Eva Sannum era siete años más joven que Don Felipe y despertó todo el interés por haber conquistado al gran soltero de oro de la realeza europea. Su relación iba tan en serio que llegó a establecerse en Madrid una temporada e incluso se habló de su proceso de conversión al catolicismo. El siguiente paso sería de lo más revelador: la joven acudió como invitada a la boda real del príncipe Haakon de Noruega y Mette-Marit (otra ‘plebeya’, como ella, y amiga personal), celebrada en 2001. Esta sería su ‘presentación’ oficiosa como pareja. Vestida con un escotadísimo vestido azul satén que hizo correr ríos de tinta, sentada entre los presentes venidos de todo el mundo, Eva Sannum parecía confirmarse como firme candidata a esposa del heredero español. Pero algo se torció…

Desde el principio hubo suspicacias hacia la modelo. Aunque también estudiaba Comunicación y Publicidad, en aquella época no estaba demasiado bien vista su profesión para una futura Reina de España. Había posado en lencería y se había paseado por la pasarela con un traje de novia… Por otro lado se hablaba de que los Reyes Juan Carlos y Sofía, sus ‘suegros’, no la aceptaban. Frente a esta oposición, Don Felipe trató de imponer la fuerza de su amor y esa presencia en la boda fue toda una declaración de intenciones. Sin embargo, nada impidió que tiempo después todo se fuera al traste. La presión mediática y familiar de la que Eva Sannum se quejaba pudo hacer mella en la pareja y ambos decidieron terminar.

EL FIN DE UN NOVIAZGO MUY SEGUIDO

Aunque su noviazgo nunca se reconoció oficialmente, el Príncipe hizo públicas unas palabras al respecto: «Sus cualidades son numerosas: su fortaleza, su dignidad, sensibilidad, capacidad de superación, sentido de la justicia y determinación por llegar a la excelencia de lo que se propone siempre me ha impresionado». Habían estado cuatro años juntos.

Desde entonces sus caminos transcurrieron por caminos separados. Felipe acabaría casándose con Letizia Ortiz, una periodista de Televisión Española (divorciada, para más señas) y Eva Sannum contraería matrimonio con un colega de profesión, Torgeir Vierdal, con el que tiene dos hijos. Precisamente en su perfil social se define como «mamá», entre otras cosas.

Eva, que actualmente tiene 45 años, ha sido socia en la empresa de comunicación Geelmuyden Klese, que dejó después de cinco años, en marzo de 2019. En un comunicado anunciaba: «He optado por reflexionar antes de decidir el camino a seguir en un mercado en constante cambio». Eva buscaba reinventarse y lo hizo.