El Rey Felipe se ha quedado en shock al oír la pregunta que un niño le hacía en su visita a la Sierra de Tramontana. Su imagen dista mucho de la que el pequeño tenía en su mente de cómo es un rey y no dudó en plantearselo al Monarca


Este miércoles, la Familia Real española ha posado al fin ante los medios en el tradicional posado durante sus vacaciones públicas en Palma de Mallorca, aunque esta vez se ha cambiado de escenario. Marivent venía siendo el telón de fondo habitual para esta presentación oficial ante los medios nada más aterrizar en la isla balear, pero en esta ocasión han optado por un ‘plan B’, optando por cambiar de paisaje y cediendo el protagonismo al Paraje Natural de la Sierra de Tramontana. Lo hacían tras acudir al Centro de Interpretación de este enclave natural patrimonio por la UNESCO desde 2011, así como haciendo parada en la Basílica de Nuestra Señora de Lluc. Un periplo por las maravillas mallorquines que ha facilitado que el Rey Felipe, la Reina Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, se den un baño de masas entre vecinos y turistas que no dudaban en acercarse a ellos para conocerlos en persona y, si puede ser, compartir algunas palabras.

Durante esta jornada cultural al aire libre, el Rey Felipe ha vivido una experiencia curiosa y es que nunca se sabe por dónde saldrán los niños, quienes no entienden de protocolos, de maneras de acercarse a un miembro de la casa real y cuya inocencia no comprende de este tipo de interacciones formales. Es aquí cuando a un niño, al ver al Soberano en persona, se le vino una pregunta a la cabeza y es que en su mente la figura de un rey es bien distinta a la que comprobaba en primera persona. El pequeño Sergio acompañó a la primera familia española a lo largo de su recorrido, llamando en numerosas ocasiones al Rey Felipe, de quien se declara fan incondicional. El monarca, al escuchar la constante llamada, no dudó en acercarse al niño y así intercambiar unas palabras, lo que dio lugar a que el pequeño le hiciese una sorprendente pregunta que hizo estallar al Rey en carcajadas ante lo inesperada cuestión que planteaba.

Vídeo: Casa Real

“Pero Felipe, ¿dónde está tu corona?”, le preguntó el pequeño Sergio, de Huelva, que estaba en la isla acompañado de sus padres y su hermano Samuel de turismo. La respuesta del Rey Felipe fue de lo más natural y tras reírse ante tal ocurrencia, no tuvo reparos en responder su duda y reconocer que “eso me lo preguntan muchas veces”. Al Rey Felipe le cayó en gracia su pequeño fan, de quien se despidió chocando los cinco, haciéndole inmensamente feliz por haber tenido tal honor, aunque seguramente se fuese a casa sin saber muy bien por qué el rey español no lleva corona en todo momento, cuando los reyes que él ve en dibujos, cuentos y demás historias siempre llevan su corona sobre su real cabeza.