Los Reyes Felipe y Letizia y sus hijas se quedan por segundo año consecutivo en dique seco, pero tienen otros planes alternativos…


Otra Semana Santa en dique seco. Este podría ser el resumen de la situación de los Reyes Felipe y Letizia en estos días. Esta misma mañana el monarca ha terminado sus compromisos de agenda oficial (una ampliación, para asistir a la promesa del cargo de las nuevas ministras del Gobierno) y se puede dar por inauguradas sus vacaciones de Semana Santa. La Reina Letizia finalizó sus actividades el pasado lunes en Fuendetodos (Zaragoza), para celebrar el 275º aniversario del nacimiento de Goya: su primer y único acto de esta semana antes de disfrutar de unos libres. Según la agenda tras la Pascua, la Reina retomará el trabajo el miércoles 7 de abril. Así pues, gozará de más de una semana completa para ella y los suyos. Hablamos de «vacaciones», aunque sea con matices. Porque los planes vuelven a torcerse.

Y es que la Familia Real no podrá dedicarse este tiempo a lo que durante años hemos conocido como «vacaciones privadas», esas de las que la Casa Real no informa y suelen quedar en el misterio. Además, también se cancela otro de los momentos álgidos del calendario anual, la Misa de Pascua en la catedral de Palma de Mallorca. Los Reyes y sus hijas, al igual que el resto de españoles, deben cumplir con las restricciones sanitarias marcadas por la pandemia. Estas indican confinamientos perimetrales para todas las Comunidades Autónomas, con lo cual los Reyes no pueden salir de los márgenes de Madrid.

Casa de S.M. el Rey.

Se da la circunstancia de que sí se mantiene abierto el espacio aéreo internacional, para lo que, en caso de viajar fuera, tendrían que presentar una pcr negativa reciente, pero se trata de una posibilidad muy remota. Los últimas turbulencias dentro de la familia del Rey sugieren quedarse en casa, ser los primeros en cumplir con las recomendaciones y dejar las maletas aparcadas. No dar que hablar por motivos equivocados.

El Rey Felipe desea poner paz y orden en la institución, ser ejemplar y transparente, aunque los factores de alrededor se lo estén poniendo muy difícil. La reciente vacunación de sus hermanas, las Infantas Elena y Cristina, a destiempo y «ofrecida», ponía la puntilla a un año complicadísimo a raíz de los sucesivos escándalos relacionados con su padre, el Rey Juan Carlos. Mientras este vive en Abu Dabi desde el pasado 3 de agosto (también ha recibido la vacuna contra el coronavirus en el extranjero), la Reina Sofía se mantiene al pie del cañón y dando ejemplo. A sus 82 años, ella sí esperó a su turno para ser vacunada en su correspondiente centro de salud.

Todos tenemos en mente la imagen de los Reyes, sus hijas y la Reina emérita a las puertas de la catedral de Palma. Cada año han acudido juntos a la Misa de Pascua para celebrar el Domingo de Resurrección. Ya el año pasado tuvo que cancelarse al encontrarnos en plena primera ola de la pandemia. Esta edición también. Curiosamente, la última vez que vimos juntos a la Familia Real y a los Reyes eméritos fue en 2018, cuando se produjo aquel famoso rifirrafe entre Doña Letizia y Doña Sofía. Hoy todo eso parece de otra época, y acaso lo es.

Robert Smith.

Los Reyes disponen de toda la Comunidad de Madrid para montarse otros planes alternativos: culturales en la capital (les encanta el cine y el teatro) o de naturaleza en las diferentes sierras y pueblos. En otras ocasiones se han escapado a esquiar fuera (Astún, Courchevel…) y ahora toca promocionar el turismo cercano. Saborear la rica gastronomía madrileña tampoco estaría mal. Si vale como «viaje», parece que Don Felipe y Doña Letizia tendrán que conformarse con su reciente visita oficial a Andorra.

Robert Smith.

Hace solo unos días la Princesa Leonor inauguraba su agenda propia al cumplir con su primer acto en solitario. Lo hacía para celebrar el 30º aniversario del Instituto Cervantes, una cita cultural perfecta para la heredera de 15 años. Dentro de unos meses, el próximo septiembre, la hija mayor de los Reyes se trasladará a Gales para estudiar su Bachillerato en el UWC Atlantic College. Será la primera vez que se separe físicamente de sus padres y de su hermana Sofía. Así que todo tiempo que ahora puedan pasar juntos, es oro.