El surrealista contratiempo que han tenido los Reyes Felipe y Letizia al aterrizar en Argentina

La visita de los reyes Felipe y Letizia a Argentina ha comenzado con un contratiempo que dejó a todo el mundo sin palabras

Este domingo, los Reyes Felipe y Letizia han puesto rumbo a Argentina para reencontrarse con el primer ministro del país, Mauricio Macri, y su mujer, Juliana Awada, con quienes tienen una estrecha relación. Un viaje con el que se pretende mejorar las relaciones entre ambos países y que ha comenzado con un contratiempo de lo más surrealista.

Leer más: Analizamos el look de Letizia para iniciar su visita a Argentina

15A pie de pista

El Airbus en el que viajaban los reyes Felipe y Letizia aterrizaba en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires a las 21.00 hora local y, a pie de pista, estaba todo previsto para darles la bienvenida por todo lo alto.

14Hasta alfombra roja

Decenas de oficiales, presididos por el presidente del país, Mauricio Macri, y el ministro de Exteriores, Jorge Faurie, estaban esperando para dar la bienvenida a los monarcas españoles, que debían dar sus primeros pasos por una larga alfombra roja. Sin embargo, no pudieron bajar de su avión.

13¿Y la escalera?

A pesar del espectacular despliegue, las autoridades argentinas no repararon en un detalle muy importante, tener lista una escalera que se pudiera fijar al avión de los Reyes, un Airbus 310.

12De otros tamaños

Aunque pueda parecer una broma, lo cierto es que don Felipe y doña Letizia tuvieron que esperar casi una hora dentro de su avión hasta que encontraron una escalera que encajara.

11¡Tardaron 50 minutos!

Sin duda, tras el larguísimo vuelo hasta la capital argentina, lo que más les era bajar a tierra y estirar las piernas.

10Todos tuvieron que esperar

Y mientras se solucionaba el asunto, la comitiva estaba esperando a los pies del avión, formada y sin poder moverse.

9Un plan ‘b’

Al ver que la escalera que estaba disponible en el Jorge Newbery no encajaba, se llegaron a barajar otros planes, como que el avión de la Casa Real volviera a despegar para aterrizar en el aeropuerto internacional de Ezeiza, donde sí había escaleras de varios tamaños.

8Un préstamo

Al final se decidió que la solución más sencilla, dado que estaba todo preparado, era utilizar la escalera del avión del presidente argentino. Sin embargo, surgió un nuevo contratiempo.

7En busca de la persona autorizada

Esa escalera en particular se guarda en un hangar del aeropuerto al que tan solo se puede acceder por huella dactilar. Y claro, para rizar el rizo, el dueño de esa huella estaba ilocalizable.

6No se lo podían creer

Ante estos acontecimientos, el presidente y los ministros argentinos no podían esconder lo que sentían: incredulidad, angustia, tensión, vergüenza…

5Desde en avión, lo mismo

En el interior del avión de los Reyes sucedía algo similar y eran muchas las caras que se asomaban a las ventanillas para ver cómo se iba solucionando todo.

4Por fin llegó el momento más esperado

Y así, casi una hora después de que el avión tocara tierra, los ocupantes pudieron bajar a tierra, apenas unos minutos después de que los soldados que formaban parte de la recepción recibieran la orden de descansar.

3Los Reyes descendieron muy serios

El momento fue de lo más incómodo para Sus Majestades, que descendieron del avión con los rostros muy serios.

2Doña Letizia intentó sonreír

Aunque también tenía el rostro serio, la Reina intentó sonreír a los allí presentes.

1Unos días muy agitados

A los Reyes les esperan por delante varios días muy agitados en los que, entre otras cosas, inaugurarán el Congreso Internacional de la Lengua Española.