El Rey Felipe está viviendo una de las semanas más viajeras que se le recuerdan. No ha parado de un lado a otro. Aunque de especial relevancia ha sido su viaje a Nueva York. De un solo día de duración, pero repleto de compromisos, que culminaron anoche con la entrega de un premio en reconocimiento al fomento de las relaciones entre España y Estados Unidos.

Se trata de la medalla de la Foreign Policy Association (Asociación de Política Exterior), que recibió en el transcurso de su cena anual, celebrada en el Harvard Club of New York.

El Rey empezó la jornada con un encuentro con miembros de la Cámara de Comercio España-Estados Unidos, al que siguió un almuerzo con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, en la sede de la ONU.

Por último, finalizó con la entrega de la medalla de esta centenaria organización. Durante su discurso, que hizo íntegramente en inglés, el monarca se congratuló ante los presentes de poder acudir en persona: «Me complace especialmente poder recibirlo personalmente, después de tantos meses en los que la pandemia de la Covid-19 nos impidió encontrarnos cara a cara. ¡Esta es sin duda una reunión mucho más agradable y cordial que cualquier encuentro virtual!».

rey felipe
Casa de S.M. el Rey.

Además, Don Felipe recordó sus últimos viajes a Estados Unidos con ocasión de diversos aniversarios y también tuvo una mención muy especial a su época de estudiante, cuando cursó un Máster de dos años en la Universidad de Georgetown en Washington.

El Rey Felipe inició la semana con un acto en Vigo, continuó en Valencia y luego saltó al otro lado del charco para ir a Nueva York. Mañana se trasladará con la Reina Letizia a Huesca para celebrar alrededor del mediodía el Día de las Fuerzas Armadas. Pero no acaba ahí, ya que por la tarde tomará otro vuelo para asistir a la final de la Champions entre el Real Madrid y el Liverpool en París.