El rey emérito ha sido captado bajando del avión en su llegada a los emiratos antes de coger un helicóptero que le llevaría al lujoso hotel donde se aloja.


El pasado 3 de agosto, don Juan Carlos comunicaba a Felipe VI su «meditada» decisión de marcharse fuera de España ante la repercusión que estaban generando varios acontecimientos pasados de su vida privada. Esta histórica iniciativa provocó que la sociedad española se preguntara cuál era el paradero del emérito. Varios medios internacionales le situaban en Portugal y otras informaciones indicaban que estaba en República Dominicana.

REY JUAN CARLOS

El padre del rey de España, según apunta ABC, cogió el pasado lunes un avión en Vigo y puso rumbo a Abu Dhabi junto a un asesor y cuatro escoltas. A su llegada a la capital de Emiratos Árabes, el monarca cogía un helicóptero y se dirigía al hotel más lujoso del país, el Emirates Palace.

Tal y como publica NIUS, el diario digital de Mediaset, Juan Carlos llegó a su destino el pasado lunes y en la primera imagen podemos ver como baja las escalerillas del jet privado a su llegada al aeropuerto de Abu Dhabi. El emérito, con pantalón oscuro, camisa azul de manga larga, y su particular chaleco gris, se apoyaba en las barandillas de la escalera para poder tocar tierra saudí. Asimismo, el monarca portaba la mascarilla quirúrgica obligatoria para protegerse del virus. A su bajada, era recibido por el comandante del avión.

NIUS

El destino del rey Juan Carlos es un «asunto privado»

A pesar de que ha sido visto en Abu Dhabi y a SEMANA le han confirmado la presencia del emérito en el hotel de la capital de los Emiratos Árabes, lo cierto es que Zarzuela no quiere pronunciarse acerca del paradero del padre del rey de España. En concreto, Casa Real considera que es un «asunto privado» y será el propio monarca quien informe «si así lo considera».

La razón de su toma de decisión

La decisión del rey don Juan Carlos llega después de meses ocupando todos los titulares de la prensa nacional e internacional. A principios de junio, se daba a conocer que la Fiscalía del Tribunal Supremo asumía la investigación sobre la construcción del AVE entre las ciudades de Medina y La Meca, en la cual está involucrada el monarca y que ya estaba siendo investigado en Suiza por un presunto caso de cohecho por unas comisiones ilegales que podrían haberse pagado por la adjudicación a un consorcio de empresas españolas en el contrato del AVE saudí.

En la investigación, centrada en la Fase II de la construcción de la línea del ferrocarril, mucho han tenido que ver las declaraciones de la amiga del Rey Juan CarlosCorinna Larsen. Esta ha asegurado que el monarca cobró comisiones por mediar en estas obras. La empresaria, que ha asegurado haber sido «amenazada de muerte», ha dado numerosos detalles sobre las cantidades que, según su testimonio, se ha quedado don Juan Carlos de manera ilícita: 80 millones de euros.