Este viernes 28 de octubre de 2022 Oviedo se ha vuelto a vestir con sus mejores galas para recibir a la Familia Real y celebrar con ellos los tradicionales Premios Princesa de Asturias 2022. Han sido unos días intensos que no terminan aún, pero sí llega a su fin la ceremonia de entrega de los galardones y, con ello, llega el importante momento en el que la princesa Leonor se ha subido al atril para pronunciar su esperado discurso, el cuarto desde que preside los premios a los que da nombre. Lo ha hecho con seguridad en sí misma y arropada por su familia, especialmente por su madre, la Reina Letizia, que seguía con afirmaciones y medias sonrisas lo que decía su hija, o su padre, el Rey Felipe, que no podía disimular su orgullo.

Unas palabras solemnes en las que ha destacado la importancia de estos premios, de los galardonados de esta edición y de otras muchas cosas que a ella le «importan», una palabra que ha servido como hilo conductor de un discurso que ha terminado con un sonoro aplauso de los 1.300 congregados en el Teatro Campoamor.

A continuación reproducimos las palabras íntegras del discurso de la princesa Leonor que pone broche final a los Premios Princesa de Asturias:

Me siento muy feliz por volver a Asturias un año más para la entrega de estos Premios que demuestran que el trabajo excelente, el esfuerzo constante y el sentido de la responsabilidad tienen grandes resultados.

En unos días cumplo 17 años. Y les aseguro que descubrir la obra de nuestros premiados me ayuda a entender mejor el mundo que nos rodea. Su labor me empuja, a todos en realidad, a seguir aprendiendo. He leído sobre cada uno de ellos y me impresiona todo lo que han conseguido. Me importa y me interesa, porque sé que su trabajo, sus esfuerzos, miran al futuro e influyen en el presente.

Me importa que dos artistas excepcionales nos recuerden que el flamenco es un arte vivo, rico, poderoso, universal, nuestro. Un arte culto en el que María Pagés y Carmen Linares alcanzan la armonía de quien evoluciona y mantiene a la vez la esencia de la tradición.

Leonor discurso Premios princesa de Asturias
Foto: Robert Smith

Me importa y me impacta que Adam Michnik no tenga miedo a hacer un periodismo responsable y riguroso. Que este periodista e historiador, gran defensor de la Democracia, trabaje por la reconciliación entre sus conciudadanos y el europeísmo más optimista, a pesar de su dura experiencia personal, demuestra su espíritu ejemplar.

Me importa que el antropólogo y arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma haya dedicado su vida a reconstruir y documentar con gran rigor científico cómo fue la de los pobladores del México prehispánico. Él nos descubre el pasado para comprender lo que somos y lo que las sociedades antiguas y actuales tenemos en común.

Que el dramaturgo y académico Juan Mayorga piense que el teatro es el arte del encuentro, por tanto, de la relación actor-espectador, y que nos ayuda a examinar las vidas reales y las vidas posibles, me importa. Y también que este premio sirva para que el arte, la cultura, la especial mirada —filosófica y matemática— de Mayorga sean valorados como merecen y nos ayuden a hacernos preguntas.

Me importa que nuestros premiados en Ciencia investiguen sobre Inteligencia Artificial porque son las tecnologías que ya nos acompañan y que seguirán permitiéndonos progresar en esta disciplina; para que las máquinas sean aliadas de la Humanidad y nos faciliten la vida. Hinton, Hassabis, Bengio y LeCun han demostrado que el impacto social de la Inteligencia Artificial necesita recursos y atención.

También me importa y me preocupa mucho que un deportista no pueda entrenar y progresar en su carrera porque se ha visto obligado a huir de su país. Por eso es una gran iniciativa que, desde hace unos años, los deportistas en esta situación tengan la oportunidad de continuar su actividad para poder llegar a competir en los Juegos Olímpicos, gracias al Equipo Olímpico de Refugiados y a su Fundación.

 

Y me importa que el arquitecto Shigeru Ban se preocupe por las personas que han perdido sus casas por una guerra, un huracán, un terremoto. Y que les ofrezca soluciones para vivir sin que tengan que renunciar al derecho a la privacidad y a la dignidad. Es también un referente en materiales sostenibles.

Y también me importa que Ellen MacArthur haya conseguido que gobiernos, instituciones científicas, grandes empresas y la sociedad trabajen juntos para que se utilicen mejor los recursos naturales; que proponga soluciones para evitar la pérdida de la biodiversidad; y que nos explique cómo funciona y cuáles son las ventajas de la economía circular.

Me importa, en definitiva, que estemos todos aquí celebrando y aprendiendo, y que reconozcamos a nuestros premiados con el mejor espíritu que estos tiempos necesitan. Por eso agradezco a todos los que de mil maneras apoyáis a la Fundación Princesa de Asturias vuestro esfuerzo y apoyo.

Los jóvenes somos conscientes de que la situación actual no es fácil, de que el mundo ha cambiado y sigue cambiando y de que la mejor manera de progresar pasa por mantener el entusiasmo por conocer, equiparnos con responsabilidad y capacidad de esfuerzo, aprender de los que saben, de quienes hacen lo suyo de manera impecable, a menudo en silencio. Por eso, en días como hoy, escuchar, admirar y reconocer la excelencia de nuestros premiados nos hace sentir que las cosas siempre pueden cambiar para bien.

Muchas gracias.