Pablo Urdangarin ha sido de los pocos que en su familia han arrojado luz sobre el escándalo protagonizado por su padre y Ainhoa Armentia. Lejos de perder los nervios, ha mostrado templanza, educación y naturalidad dando igual el lugar en el que fuera preguntado, de hecho, este miércoles confirmaba ante sus compañeros de equipo nuevos detalles sobre su vínculo con Ainhoa. No la conoce, aunque no tendría ningún problema en hacerlo. Convertido en el rostro más aplaudido de su núcleo familiar estos días, ahora nos adentramos en su día a día en la ciudad condal, donde reside. El joven de 21 años vive actualmente en La Masía (Barcelona), residencia de los canteranos del club del Barça y cuyo edificio tiene una superficie construida de casi 6.000 metros cuadrados, distribuidos en cinco plantas, tres de las cuales se destinan a estos jugadores.

Pablo Urdangarin calle
© Europa Press.

Un complejo en el que Pablo Urdangarin junto a otros compañeros tiene una habitación con una cama, un armario, un baño equipado y una mesa para estudiar. Debido a su gran altura no sería de extrañar que se hubiera decantado por una cama especial, ya que para deportistas de baloncesto y balonmano, existe esta opción. Allí él intenta apostar por una vida de un chaval de su edad. Pasea por la ciudad, coge el transporte público, va a la universidad o sale a hacer planes con sus amigos.

Aunque esto último es más difícil desde que saltaran a los medios las fotos de Iñaki Urdagarin junto a Ainhoa, Pablo procura que esto le afecte lo mínimo posible y es que está acostumbrado. El hijo de la Infanta Cristina sigue atendiendo sus compromisos profesionales y viaja para disputar partidos cuando es necesario con el resto de jugadores. Un trabajo que combina con su grado universitario de Administración de Empresas en la Escuela de Negocios internacional European University y del que desconecta también con entrenamientos en la Ciutat Esportiva Joan Gamper.

pablo urdangarin

En su momento vivió en la elitista zona de Barcelona, en concreto, en un barrio que a él le resulta familiar: Pedralbes. Es el lugar con más renta per cápita de Barcelona, ocupa un lugar privilegiado en el ranking de los 10 barrios más privilegiados de nuestro país y, además, este acogió en su día el palacete en el que vivieron él y su familia. Sin embargo, lo dejó atrás para mudarse a La Masia, lugar en el que afirma encontrarse feliz. En Barcelona lleva instalado desde el año 2020, una etapa en la que se ha podido ver cuáles son sus rutinas.

Hace solo unos meses se convertía en protagonista gracias a sus vídeos en Tik Tok, plataforma en la que pudieron descubrir sus seguidores su lado más desenfadado. Quien le conoce asegura que es un chico normal, con talento y que se esfuerza por trabajar cada día, por lo que es muy admirado por su círculo más cercano. Por otro lado, él no se ha esforzado en esconder sus gustos, lo cual le hace alguien todavía más cercano. Le gusta tocar el piano, disfruta haciendo surf o vela, deporte que también adora su abuelo, y le encanta ver series de Netflix como a cualquier joven de su edad.