¡null!

No ha sido solo con Julen: las veces que Letizia mostró estar muy sensibilizada con el dolor ajeno

La Reina Letizia no solo se ha preocupado ahora por Julen, el niño que ha caído a un pozo en Málaga, sino que ha mostrado esta preocupación otras veces

El pasado domingo, un niño de dos años caía en un pozo en Totalán, Málaga, conmocionando al mundo entero, dado que el caso del pequeño Julen tiene cobertura internacional y no hay informativo que no siga el caso con atención con la esperanza de informar de que finalmente ha sido rescatado con vida. Tal el la sensibilidad que ha despertado el caso del niño Julen, que incluso la Reina Letizia quiso conocer en primera mano cómo se están desarrollando las labores de rescate, llamando personalmente al alcalde del este pueblo malagueño para informarse.

Leer más: La Reina Letizia, conmocionada con el caso del pequeño Julen

10Letizia, también preocupada por el pequeño Julen

La Reina Letizia es tan solo un reflejo del sentimiento que ha aflorado desde el pasado domingo en todos los españoles. La preocupación por cómo ha sucedido todo y la esperanza de que esta historia tenga un final feliz tiene en vela a todo, incluida a la esposa del Rey Felipe. Ella ha mostrado su apoyo a la familia en estos momentos tan difíciles haciendo llegar su cercanía a través del edil. Eso sí, no es la primera vez que Letizia evidencia que sigue la actualidad de nuestro país de cerca y que se conmueve con algunas historias que suceden más allá de palacio.

9Latizia, rodeada de “Campeones”

El pasado 10 de enero, la Reina Letizia, junto a su marido y sus suegros, estuvieron presentes en la entrega de Premios Nacionales del Deporte. Allí, además de deportistas de primer nivel, también tuvieron el honor de compartir escenario con los protagonistas de la exitosa película ‘Campeones’, dirigida por Javier Fesser. La Familia Real no solo no tuvo reparos en dejar a un lado las cuestiones más protocolarias y fotografiarse con el grupo de intérpretes de la película favorita a los Goya, sino que también charlaron animadamente con ellos durante varios minutos.

8Letizia, emocionada con una desgarradora historia

El pasado mes de octubre, la consorte real presidió un acto con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. Allí, el actor y escritor Damián Alcolea compartió cómo es su vida desde que a los 14 años le diagnosticaron un trastorno psíquico obsesivo: “Ya es hora. Estamos aquí y no vamos a escondernos. Vamos a ocupar nuestro lugar en la sociedad, sin pedir permiso, porque nos pertenece”, explicaba el joven, que también denunciaba haber sufrido acoso escolar por parte de sus compañeros. Letizia no pudo evitar emocionarse. Este tipo de historias le llegan bien adentro y es que ella no es ajena al sufrimiento de algunas personas.

7La confesión más dura de la Reina Letizia

Y es que, aunque en ocasiones lo olvidemos, la Reina Letizia también sufre como cualquier persona de a pie, tiene sus preocupaciones y debilidades. Quizá en uno de estos despistes en los que nos centramos tan solo en su labor de representación de la Corona y su estilismo, nos pilló con la guardia baja y su confesión de que una persona cercana a ella había sido diagnosticada de cáncer impactó tanto: “Una persona a la que quiero mucho acaba de ser diagnosticada de un cáncer complicado. No sé si llamarla para ir al cine o dejarla tranquila, verla o no antes de la próxima sesión de quimio”, se abría Letizia el pasado mes de febrero.

6El día que una mujer le pidió trabajo a Letizia

 

Sabiendo lo cercana que es Letizia cuando tiene ocasión de estar cerca de los ciudadanos, no es de extrañar que haya personas que se salten el protocolo y se animen a hablar directamente con la consorte. De ahí surgió una curiosa anécdota en la que una mujer se le acercó para pedirle trabajo a Doña Letizia. Curiosa, decimos, porque se ofrecía a “bailar por bulerías” en Palacio. Letizia, muy simpática, no dudó en pararse a charlar con ella.

5Cuando quiso hablar con una mujer desahuciada

También desoyó las indicaciones de su equipo de seguridad. Letizia quería conocer en persona el caso de una mujer que le indicaba desde el público que había sido desahuciada. Ella se preocupó en escuchar su caso y se ofreció a hacer lo posible para que este drama dejase de suceder.

4La niña que pidió trabajo para su madre en paro

En 2014, a Letizia le llegó una carta a Palacio de una niña de 12 años que pedía trabajo para su madre, que se encontraba en paro y no lograba encontrar un empleo. La madre de la joven trabajaba como agente local de promoción y empleo, pero había perdido su trabajo, por lo que la niña trató de intermediar para ver si Letizia podría hacer algo para que le devolviesen su empleo. Desde Casa Real tuvieron que aceptar que ellos “no podían hacer nada”.

3Letizia y su incansable lucha contra las enfermedades raras

Si Doña Letizia hizo suya la causa animalista, la Reina Letizia ha querido luchar desde que llegó a Palacio por tratar de captar atención hacia las enfermedades raras. La Reina reclama el “derecho legítimo” a que las personas que lo sufren tengan su tratamiento, para el que es necesario una “investigación científica que permita un mejor diagnóstico y tratamiento de estas patologías”. Su lucha no ha cesado y gracias a reservar un hueco en su agenda para arropar estas causas cada vez su batalla cuenta con más visibilidad.

2Doña Letizia, contra la drogadicción

Otra de las luchas de la Reina Letizia reside en tratar de ayudar a los enfermos que han caído en adicciones a las drogas. Así, anualmente se reúne con la Fundación FAD para idear una estrategia para ayudarles, tomando el relevo de Doña Sofía como embajadora de este organismo. Su intención es alejar a los más jóvenes de las drogas, haciéndoles entender la seriedad del asunto y también favoreciendo programas de ayuda a quienes se encuentra en proceso de desintoxicación para que tengan las herramientas necesarias para llevar una vida estable, sin recaídas.

1Letizia, con los sentimientos a flor de piel

Quizá uno de los peores momentos de la Reina Letizia en su labor de representación de la Corona venga cuando tiene que dar el pésame a los familiares de víctimas de grandes tragedias. Su deber es estar ahí, pero es comprensible que en ocasiones se le atenace el estómago y luche para contener las lágrimas.