La Infanta Sofía celebra su 14 cumpleaños como la mejor cómplice de su hermana Leonor, la futura Reina, pero con su propio estilo.


Hoy la Infanta Sofía cumple 14 años. La menor de las dos hijas de los Reyes Felipe y Letizia alcanza esa edad ‘delicada’, en equilibrio entre la infancia y el mundo adulto. No hay duda de que ella ya es una adolescente de pleno. Alta, espigada y con mucho estilo. También prudente, educada y responsable, como su hermana Leonor, a la que siempre sigue los pasos.

© Gtres.

Ella no es la heredera al trono ni tiene o tendrá muchas de las pesadas cargas de la Princesa de Asturias, por lo cual de momento camina más ligera. Pero siendo cada vez más consciente de su situación y de su futuro papel. Sofía pronto deberá enfrentarse a sus propios retos: cómo mostrar su personalidad sin ser una sombra y, a la vez, ayudar a la corona. Una cosa parece clara: se perfila como la mejor ‘escudera’ de su hermana.

Desde bien pequeñas hemos sido testigos de la complicidad que une a Leonor y Sofía. Siempre juntas, una al lado de la otra, apoyándose. Sus padres las han criado en una burbuja de igualdad que ya ha empezado a resquebrajarse, al menos en el aspecto público. Porque Leonor ya está ejerciendo como Princesa, ha debutado en su primer acto oficial en solitario, ha presidido los Premios Princesa de Asturias y los Princesa de Girona, ha acompañado al Rey en varias ceremonias… ¿Qué pasa entonces con Sofía?

Es la segunda en la línea de sucesión y forma parte de la Familia Real. Como tal, dentro de un tiempo dispondrá de su propia agenda oficial, cumpliendo con obligaciones que complementen la labor de sus padres y de su hermana. Ahí radicará la clave de su éxito. Nunca ha sido fácil la tarea de los ‘secundarios’ de la realeza.

Quizás por esta condición, la de estar un poco fuera de foco, la Infanta Sofía presume de muchos partidarios, los del ‘Team Sofía’, solidarios con el que no llega primero a la meta pero igualmente merece el triunfo. Por ahora ha recibido la misma formación que su hermana, en el mismo colegio. A partir del próximo septiembre, sus caminos se separan. La Princesa vuela a Gales para cursar el Bachillerato en un internado. Será la primera vez que Sofía se quede ‘sola’. Para ella será raro no tener a su hermana, compañera y amiga a diario.

HERMANAS UNIDAS Y CÓMPLICES

Son muchas las veces que hemos podido ver los gestos de unión entre ellas. Disfrutando de los desfiles aéreos en la Fiesta Nacional, en sus vacaciones en Mallorca, durante los momentos estelares en la entrega de galardones e incluso cuando van en privado al teatro o al ballet. Sofía se muestra algo más relajada que su hermana, a la que parece animar casi como una fan. También al contrario.

Leonor ejerció de ‘madrina’ en la primera vez que se pudo escuchar a Sofía en público. Fue justo hace un año, el 23 de abril de 2020, cuando ambas leyeron un fragmento de El Quijote para celebrar el Día Internacional del Libro. La Infanta, a punto entonces de cumplir los 13 años, recibía el libro de manos de su hermana como quien pasa un testigo. Fue el primer acto ‘oficial’ para la hija menor de los Reyes.

Y ese parece el destino de Sofía en el encaje de la monarquía. Convertirse en una fiel aliada de su hermana como futura Reina de España, su ‘escudera’, cómplice y confidente, y al mismo tiempo ser ella misma sin perderse en el intento.