Iñaki Urdangarin es alguien muy activo, por lo que no es raro verle haciendo deporte. Ha sido precisamente haciendo lo que más le gusta cuando se ha caído y se ha roto el codo, aunque todavía no se sabe si finalmente tendrá que pasar por quirófano. «No es grave, pero es aparatoso», han contado en Vanitatis. La expareja de la Infanta Cristina se ha sometido a varias pruebas para saber el diagnóstico exacto y enfrentarse con todas las de la ley a una etapa en la que estará obligado a descansar. El que fuera duque de Palma ha tenido que frenar en seco sus planes tras este percance gran parte de su rutina. Salía a correr casi a diario, pero ahora no puede hacerlo, al igual que montar en bicicleta, dos ejercicios que retomará cuando se haya recuperado.

Iñaki-Urdangarin-boda-sobrino
Foto: Gtres

Pese a ello, Iñaki Urdangarin se ha tomado todo bastante bien y espera paciente a que pueda volver a la normalidad y recuperar su vida. De momento, se refugia en los suyos, quienes le recuerdan que no debe aventurarse y esperarse a estar del todo bien para incorporar de nuevo el deporte a su día a día. Romperse el codo a veces puede ser complicado y puede requerir tratamiento de fisioterapia, además de operación si los médicos lo consideraran necesario.

Iñaki Urdangarin continúa centrado en su vida con Ainhoa Armentia, sigue en continuo contacto con sus hijos y, además, se esfuerza por conseguir su trabajo soñado. Querría dedicarse al coaching deportivo, un puesto para el que se sigue formando con mucha ilusión y que quizás pronto llegue a su puerta. Él, de momento, apenas se deja ver, puede que motivado por el reposo que le han recomendado los expertos. Todavía es pronto para saber si hará falta ser intervenido, una duda que se resolverá cuando pasen unos días y si se sepa cómo ha evolucionado el codo que ahora tiene fracturado. 

Iñaki Urdangarin libertad condicional
Foto: Gtres

Iñaki Urdangarin lleva el brazo vendado e inmovilizado, lo que deja ver al descubierto el problema que ha sufrido recientemente. Él ahora debe hacer caso a los médicos y detener sus prácticas deportivas si quiere volver a ser el de siempre cuanto antes.