Iñaki Urdangarin finalmente ha podido disfrutar del permiso penitenciario para estar con la infanta Cristina, sus hijos y su madre esta Navidad. Su cuarentena por coronavirus y los protocolos de la cárcel ponían en peligro su salida


Como suele decirse, también Iñaki Urdangarin ha llegado a casa por Navidad. El que fuese un día duque de Palma no las tenía todas a su favor para estar junto a sus seres queridos este año en tan señaladas fechas. Existían ciertas dudas sobre si se le había concedido un permiso penitenciario para estar en familia durante unos días y así despejar su mente más allá de las rejas y los muros que suponen su rutina carcelaria. La situación actual con el coronavirus restringe especialmente el contacto entre presos y el exterior, debido a que un positivo en prisión podría suponer un brote multitudinario. Algo que se quiso evitar cuando Iñaki Urdangarin tuvo que permanecer en cuarentena de diez días al estar en contacto estrecho con un positivo en Covid-19. Esta cercanía dejaba en el aire el permiso penitenciario del exconde, así como el plan de Navidad de la infanta Cristina.

Vídeo: Europa Press

Aun así, Iñaki Urdangarin ya está en Vitoria, donde tiene por tradición pasar las fiestas navideñas, ya incluso antes de que las acusaciones de fraude a la Administración, malversación de fondos públicos, la prevaricación, el tráfico de influencias y el doble delito de fraude fiscal fueran sentenciadas y su libertad se viese limitada. Hasta su tierra natal ha acudido al encuentro de su madre, Claire Liebaert, en compañía de su mujer, la infanta Cristina, y sus hijos. Un plan que viene teniendo por tradición y con los que busca el calor de su familia, notar el contacto de los suyos y olvidar por unos días las largas horas de soledad en su celda de la cárcel de mujeres de Brieva.

Gtres

El plan B de la infanta Cristina

La infanta Cristina estaba en una encrucijada hasta hace bien poco, dado que la salida de su marido de prisión no estaba confirmada hasta días antes. En caso de que no hubiese sido posible el permiso penitenciario de Iñaki Urdangarin por cuestiones de protocolo contra el coronavirus iniciado por el centro, la hija del Rey Juan Carlos tenía como idea emplazar estas fechas en palacio, en compañía de su madre, la Reina Sofía, así como de su tía, Irene. De hecho, la hermana del Rey Felipe lleva ya varios días en la capital española a la espera de que comenzasen los festejos navideños y para así estar más cerca de Ávila, ciudad en la que se encuentra la cárcel de Brieva.

Gtres

La infanta Cristina ha estado en todo momento junto a sus hijos, quienes sí han sido vistos por los medios de comunicación, enfrentándose a las constantes preguntas de los reporteros sobre los últimos avatares de su abuelo, el Rey don Juan Carlos. De hecho, Pablo Urdangarin ya protagonizó la semana pasada un rifirrafe con un reportero, cuando sus insistentes preguntas sobre su abuelo y su padre hicieron que perdiese la calma.

Vídeo: Europa Press

Días después reapareció más calmado, confirmando las dudas sobre dónde pasarían la Navidad, a la espera de saber qué sucedería con su padre: “Aún no sabemos, está por ver, estoy hablando con mi madre, pero aún no está seguro”. De lo que tampoco estaba muy seguro Pablo Urdangarin es de cómo se encontraba su abuelo, el Rey Juan Carlos, en Abu Dabi, ni sobre cómo está viviendo estos momentos tan delicados: “No estoy muy seguro, la verdad”, decía.

Vídeo: Europa Press