La Reina Sofía ha vuelto al trabajo tras sus viajes a Grecia y a Suiza, donde visitó a su hija menor, la Infanta Cristina.


Hacía mucho tiempo que la Reina Sofía no tenía por delante una semana tan intensa de compromisos oficiales. Durante más de un año de pandemia ha tenido que aislarse prácticamente en La Zarzuela, pero ahora las puertas se han abierto, ella ya está vacunada contra el coronavirus y gracias a eso ha retomado casi por completo la normalidad. Esta mañana nos hemos reencontrado con ella en su despacho en el palacio madrileño (tras sus últimos viajes a Grecia y a Suiza) para llevar a cabo una videoconferencia de la Fundación CIEN, con motivo del Día Mundial del ELA.

Gtres.

Doña Sofía volvía a su despacho mostrando su compromiso con esta enfermedad, como también lo está con el Alzheimer a través de la Fundación que lleva su nombre. Pero la diferencia es que este último acto se circunscribe con la Agenda real. Aparte de los Reyes Felipe y Letizia, y ocasionalmente la Princesa Leonor y Sofía, la soberana emérita es la única que continúa manteniendo actividades oficiales como parte de la Familia Real. Esta semana, de hecho, se va a desquitar.

Hasta tres apariciones están previstas en la Agenda. A la videoconferencia de hoy se sumará su presencia, mañana martes por la tarde, en la ceremonia y concierto de clausura del curso académico 2020-2021 de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, que tendrá lugar en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía; y el próximo viernes asistirá al concierto extraordinario Música de Cámara en las Ciudades Patrimonio, en el Teatro Romano de Mérida (Badajoz).

Gtres.

Una actividad insólita para no ser la ‘titular’, pero que refleja a la perfección la energía y vitalidad de la Reina Sofía cumplidos los 82 años. Quizás también su necesidad de apoyar y ser útil a la Corona, como viene haciendo desde hace 46 años. El Rey Felipe sabe que puede contar con su madre y que es un valor muy respetado por los españoles, quienes siempre la valoran muy positivamente en las encuestas. Las especiales circunstancias de los últimos años, con el Rey Juan Carlos jubilado y retirado, de momento, en Abu Dabi, ha despertado además una innegable ola de empatía hacia ella.

Gtres.

La Reina Sofía se prepara para unos días de mucho trabajo que llegan después de su viaje a Grecia. Allí estuvo a principios del mes de junio y allí regresó apenas dos semanas después. En el primero cumplió con algunas actividades medioambientales, se reunió con las autoridades griegas y, sobre todo, asistió al 81 cumpleaños de su querido  hermano Constantino, que celebró en la intimidad.

Gtres.

A su regreso a Madrid se la vio recogiendo basura en una cita solidaria. Después volvió a marcharse a su país natal y la vimos asistiendo a un concierto de música clásica en el Odeón de la Acrópolis, junto a sus hermanos Constantino e Irene. Otra jornada fue sorprendida de compras en un centro comercial de Atenas… Posteriormente sus pasos fueron localizados en Ginebra (Suiza), donde reside su hija menor, la Infanta Cristina, a quien visitó antes de volver a España.

Un periplo lleno de emociones que denota el excelente momento que atraviesa la Reina Sofía. Es muy posible que después de esta intensa semana, tal y como acostumbra cada año, la madre del Rey se marche a Mallorca junto a su hermana Irene para disfrutar del verano en su adorado refugio de Marivent.