El Rey Felipe sufre un despiste entregando unos galardones en Barcelona al saludar a uno de los premiados estrechándole la mano, tras lo cual se da cuenta y empieza una simpática sucesión de variantes de saludo…


El Rey Felipe ha regresado a Barcelona esta mañana después de la polémica por su ausencia en un reciente acto de la Judicatura española. Hoy sí ha podido ser y allí ha presidido la entrega de premios de la primera edición de la Barcelona New Economy Week-Bnew, un evento B2B físico y digital que reúne eventos de los sectores de Logística, Inmobiliaria, Industria Digital, Ecommerce y Zonas Económicas. El monarca ha protagonizado un simpático y curioso momento a la hora de dar los galardones al ‘deslizarse’ estrechando su mano a uno de ellos.

Aquí puedes ver en vídeo la sucesión de saludos del Rey con los galardonados de la Barcelona New Economy Week-Bnew:

Después de la introducción Don Felipe se ha situado de pie sobre el escenario, con la mascarilla puesta y manteniendo una prudente distancia del presidente Pedro Sánchez y el presentador, como indican las medidas de precaución contra el coronavirus, y luego ha procedido a recompensar la labor de varias personas…

Cuando se ha acercado a recoger el trofeo el primer premiado, el Rey no ha dudado en tenderle la mano y ambos se la han estrechado como si tal cosa. Poco después el Rey Felipe parece darse cuenta del error (el contacto físico está desaconsejado) y lo comenta con el presentador del acto con gestos alusivos al despiste. A continuación ha subido un nuevo galardonado y este le ha ofrecido su mano igualmente, pero esta vez el Rey se le ha acercado al oído para decirle que no se podía, lo que ambos han entendido perfectamente. Al llegar el tercer distinguido, en este caso una mujer, se ha disculpado de antemano al entregarle su premio por no poder saludarla a la manera tradicional.

 

Casa de S.M el Rey.

 

Con el cuarto la situación se ha ido ‘complicando’: este ha tendido su mano al monarca y este se ha visto obligado a rechazarla educadamente, mientras acto seguido el premiado se ha lanzado a saludarle con el codo, al igual que al presidente y al presentador. El quinto galardonado ya parece haberlo entendido y directamente se toca el pecho en un gesto de agradecimiento, mientras todos aplauden. Cosas del directo, como suele decirse.