Es una de las bodas más esperadas del año. Rafa Nadal y Xisca Perelló sellan su amor y se dan el «sí, quiero» este sábado 19 de octubre en la exclusiva finca Sa Fortalesa. Al enlace se han trasladado numerosos invitados, aunque el gran protagonista ha sido el rey emérito. 

Era el invitado más esperado. El rey emérito han llegado en un coche oficial a la exclusiva finca que será testigo de la ceremonia. Don Juan Carlos, que viajaba en el asiento del copiloto, no ha dudado en saludar a todos los que estaban allí congregados. Cabe recordar que fue el propio as del tenis quien invitó personalmente a los reyes durante una comida que protagonizaron en verano en una de sus visitas a la isla.

La presencia de los reyes eméritos era la gran incógnita de la boda del tenista. Finalmente, el padre del rey Felipe VII ha querido estar junto a su gran amigo en el día más especial de su vida. Se calcula que unos 400 invitados asistan a la boda. Muchos de ellos serán, como es lógico, deportistas de élite que han compartido grandes momentos con el tenista, como Roger Federer o David Ferrer.