El coronavirus está en boca de todos. Desde que apareció el primer brote en China se ha ido extendiendo a diferentes países y desde la Organización Mundial de la Salud se ha alertado de una «potencial pandemia». Eso no significa que deba cundir la alarma, o el alarmismo, y la prevención es el objetivo. Un asunto que también ha llegado a las Casas Reales. De hecho, el emperador Naruhito de Japón se veía obligado a cancelar los actos oficiales de celebración de su 60 cumpleaños, el pasado domingo 23 de febrero, para no afrontar riesgos. Pues bien, tocando lo más cercano, este viernes 28 de febrero el Rey Felipe se desplazará a Uruguay en solitario (sin la Reina Letizia) para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente del país, Luis Lacalle Pou.

¿Hay riesgo para el Rey Felipe en Uruguay?

El viaje sigue en pie, por supuesto. El coronavirus no ha afectado por ahora de ninguna manera al acto de toma de posesión del nuevo presidente de Uruguay y la agenda de Don Felipe sigue intacta, tal cual se organizó. Desde la Casa de SM el Rey muestran absoluta normalidad al respecto. Desde la institución informan a SEMANA que este viaje se rige por los mismos criterios de seguridad, recomendaciones y protocolos que el resto de desplazamientos internacionales de carácter oficial. En este sentido recalcan que actuarían de igual modo si fuera un viaje dentro de España. Desde Casa Real aseguran que en todo momento y en cualquier circunstancia se tienen en cuenta los criterios lógicos de seguridad.

De “normalidad” también califican este viaje desde el país de destino. Puestos en contacto con la Embajada de España en Uruguay, transmiten a SEMANA la misma tranquilidad en relación al coronavirus respecto a los actos de toma de posesión de Luis Lacalle Pou, así como respecto a la seguridad por la presencia del Rey Felipe en el país.

Uruguay no es un país de riesgo. A fecha de hoy no tiene ningún caso detectado (en todo Latinoamérica solo hay un caso confirmado, en Brasil). Están siguiendo las pautas de la OMS en cuanto a información y prevención. De hecho, el ministro de Sanidad de España, Salvador Illa, ha recomendado no viajar, específicamente, a China, Corea del Sur, Japón, Singapur, Irán y cuatro regiones del norte de Italia (Piamonte, Lombardía, Véneto y Emilia Romaña). Por tanto, el Rey puede viajar tranquilo.

Ningún caso detectado en Uruguay

Por otro lado, el director del Centro de Alertas Sanitarias, Fernando Simón, aclaró ayer mismo que «España no recomienda medidas de cribado en los aeropuertos, aunque sí información». Si el riesgo de infección en España «es moderado o nulo en las zonas donde no hay casos identificados», en Uruguay mucho menos.

De hecho, en los sitios web oficiales del Gobierno y de las autoridades sanitarias no manifiestan nada especial fuera de los trámites informativos. «El Ministerio de Salud Pública ha tomado las medidas adecuadas para enfrentar el coronavirus y está atento a lo que sucede», señaló hace unos días el subsecretario de Salud Pública uruguayo, Jorge Quian. Según el representante de Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Uruguay, Giovanni Escalante, «el país está debidamente preparado para hacer frente a una eventual llegada de este virus».

La agenda del Rey Felipe en este viaje

Como es habitual, Don Felipe viajará el viernes 28 en el avión oficial de las Fuerzas Aéreas Españolas. De esta manera el Rey evita uno de los riesgos, que es el contacto con una gran concentración de personas, como es un aeropuerto o un avión. Una vez que aterrice en Montevideo, se trasladará al hotel Radisson, su lugar habitual cuando viaja a la capital. Está situado en la plaza de la Independencia, donde justamente tendrá lugar el domingo 1 de marzo la ceremonia de Transmisión de Mando al nuevo presidente. La misma comenzará a las dos de la tarde y durará hasta las siete.

Junto al Rey Felipe han confirmado su asistencia a la ceremonia otros mandatarios internacionales: los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; de Chile, Sebastián Piñera; de Colombia, Iván Duque; y de Paraguay, Mario Abdo Benítez; los vicepresidentes de Costa Rica y Ecuador y el canciller de Bolivia. El monarca ha viajado en varias ocasiones a Uruguay para otras tomas de posesión (2000, 2005 y 2010). En la de 2015 le sustituyó el Rey Juan Carlos, ya jubilado.

El sábado 29 de febrero será recibido por el presidente Luis Lacalle Pou en su residencia privada, situada en el barrio La Tahona. Según señalan los medios locales, le agasajará con varios tipos de carne típica: cordero, entraña fina y asado de tira. El domingo asistirá a su toma de posesión formal. Así pues, su agenda no sufre variaciones.