Casa Real ha decidido poner medios para frenar el avance del coronavirus en nuestro país y evitar que los miembros de la familia sean víctimas del Covid-19


Desde las instituciones españolas se trata de llamar a la calma y evitar que la histeria por el avance del coronavirus no se convierta en una alarma generalizada. Quizá por eso los Reyes Felipe y Letizia hayan entendido la necesidad de que sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, acudan a su colegio de Santa María de los Rosales con total normalidad, a pesar de que se haya confirmado ya un caso de coronavirus entre los alumnos. Dado que el riesgo de contagio para el futuro de la monarquía española es aún bajo, han visto como un gesto necesario el que acudan a su pupitre con total tranquilidad. Eso sí, en palacio se extreman las medidas de seguridad para evitar que el contagio del temido Covid-19.

Los Reyes Felipe y Letizia han decidido continuar con su agenda oficial sin mayores imprevistos. No han querido recluirse en palacio a la espera de que se controle la pandemia del coronavirus que mantiene en vilo a todo el mundo. Siguen recibiendo audiencias en los salones del palacio de El Pardo, así como recepciones y congresos. Así han hecho este mismo lunes con la tradicional cita con los niños ganadores del concurso ‘¿Qué es un Rey para ti?’, organizado por la Fundación Institucional Española. Un acto que año tras año lleva a niños de todos los rincones de España deseosos de presentar sus obras de arte al mismísimo Rey Felipe, protagonista de sus creaciones. Ahora bien, recibir visitas en los tiempos que corren no es lo más recomendable según Sanidad, por lo que se han extremado las precauciones en El Pardo.

Mientras que en muchos países, los dirigentes de las casas reales han decidido cancelar actos públicos y viajes registrados en agenda con meses de anterioridad, en España aún estas medidas no han llegado. El Rey Felipe continúa viajando con normalidad, como así hizo la semana pasada a Uruguay o hará este miércoles a París. Sin embargo, si bien es cierto que aún no ha alterado sus actos de representación de la Corona, sí que ha aplicado algunas de las recomendaciones propuestas por el Ministerio de Sanidad para evitar la propagación del coronavirus.

El Rey Felipe, como jefe de la casa, ha querido sumarse a este movimiento de seguridad sanitaria instalando a la entrada del salón en el que se celebraba la cita con los niños ganadores del concurso, unas mesas con gel desinfectante de manos. Un líquido que todo aquel que deseaba acceder al evento debía utilizar, como principal medida para frenar que el coronavirus arruine un acto tan especial, como tradicional. Además del gel que ayuda a mantener las manos libres de virus y bacterias, se cumplió con la máxima de estos días de respetar una separación mínima entre los asistentes de al menos un metro de distancia, evitar el contacto directo y, de paso, llegado el momento de toser, hacerlo en dirección al codo y no protegiéndose con las manos.

Esta obligatoriedad de limpiarse las manos justo antes de acceder al acto no solo afecta a los niños que protagonizaban, junto al Rey Felipe VI, esta convocatoria. También al propio monarca, aunque lo haya hecho a puertas cerradas, al equipo de trabajadores del palacio, así como a los periodistas y profesionales gráficos que han acudido a la cita a cubrir informativamente el evento.

Una medida con la que demostraban al mundo que se puede combatir contra el coronavirus sin necesidad de activar la alarma del pánico, sino simplemente siguiendo las recomendaciones establecidas por el Ministerio de Sanidad para evitar el contagio y la propagación del Covid-19 aún más. Eso sí, por el momento, nada de saludos que exijan contacto directo como besamanos. Por ahora, con un saludo desde la distancia sirve.