Según la decisión de Felipe VI de retirar la asignación a su padre, el emérito dejará de percibir 161.034 euros. Dicha cantidad se destinará a engrosar una «hucha» para contingencias.


Casa Real ha dado a conocer la información económica del ejercicio del 2019 y la ejecución presupuestaria del primer trimestre del 2020. El documento que recoge dichas cifras se detalla lo que Don Juan Carlos ha dejado de ganar. «En virtud de la decisión de SM el Rey de 15 de marzo de 2020, el Rey Don Juan Carlos, ha dejado de percibir, a partir de dicha fecha, la asignación fijada en los Presupuestos de la Casa. Esta decisión implica, en términos presupuestarios, un decremento de las cantidades a satisfacer por este concepto de 161.036,34 euros sobre el importe anual previsto», reza el documento.

«Con dicha fecha, este importe se ha detraído del Capítulo 0 “Familia Real” para incrementar el Capítulo 5 “Fondo de Contingencia” destinado a hacer frente a necesidades de carácter no discrecional y no previstas en el momento inicial que se van presentando a lo largo del año», se especifica. Esto quiere decir que lo que dejará de ganar don Juan Carlos formará parte de una especie de bolsa de ahorro en la que se incluye dinero para solventar imprevistos. En definitiva, una hucha para posibles eventualidades. Este 2020, don Juan Carlos la cantidad correspondiente de su asignación a esos dos meses y medio, del 1 de enero al 15 de marzo, unos 40.000 euros.

El rey emérito, que está siendo investigado por la Fiscalía del Supremo por supuestos delitos fiscales y de blanqueo de capitales, ya no percibe asignación alguna, tal y como anunció su hijo hace tres meses, al inicio de la crisis sanitaria. La noticia llega tres días después de que se cumplieran los ocho años de reinado de Felipe VI y la reina Letizia.

Las cuentas de la Casa del Rey, en detalle

Toda la información sobre los Presupuestos de la Casa del Rey, así como la lista de regalos correspondientes a las actividades del pasado año, están disponibles en la web de la institución, en consonancia con la voluntad del rey de incluir la Casa Real en la Ley de Transparencia.

Investigado por la Fiscalía del Supremo

La última vez que tuvimos noticias del emérito fue el pasado 16 de junio. Entonces, el padre de Felipe VI salía de Zarzuela para visitar un centro hospitalario de Madrid. Se trataba de un chequeo médico rutinario. Y es que aunque no han trascendido noticias sobre su estado de salud, lo cierto es que el monarca fue operado el pasado verano de un triple bypass aortocoronario. Por este motivo se aconsejan revisiones periódicas, más aún al tratarse un paciente de 82 años.

Aunque ha evitado ser noticia a lo largo de las últimas semanas, don Juan Carlos ha estado en boca de todos desde que salió a la luz la noticia de la renuncia a su herencia. El pasado 15 de marzo, un día después de ser decretado el Estado de Alarma, Casa Real anunciaba que el rey emérito dejará de recibir la asignación oficial que tiene fijada en los presupuestos generales del Estado. La peor noticia llegaba el 8 de junio: la Fiscalía del Tribunal Supremo asumía la investigación de un presunto caso de cohecho por unas comisiones ilegales que podría haber recibido el monarca por la adjudicación a un consorcio de empresas españolas en la construcción del AVE a La Meca. Un tema que lo ha puesto, una vez más, en el ojo del huracán.

El año más complicado de don Juan Carlos

La investigación del Supremo se centra en delimitar o descartar la relevancia penal de los hechos, que tuvieron lugar en junio de 2014, fecha en la que el Rey ya no era Jefe de Estado y había perdido la inviolabilidad. Las pesquisas, que analizan en detalle la Fase II de la construcción de la línea del ferrocarril en Arabia Saudí, dieron comienzo después de que la amiga de don Juan Carlos, Corinna, asegurara que el monarca había cobrado 80 millones de euros en comisiones por mediar en estas obras. La empresaria alemana ha afirmado, a través de sus abogados, que don Juan Carlos pidió su parte a Juan Miguel Villar Mir, fundador del grupo industrial e inmobiliario Villar Mir y entonces presidente de OHL, que lideraba la UTE de empresas españolas para la construcción de este tren.

La posibilidad de que don Juan Carlos haya ganado dinero a través de supuestas comisiones -que se habrían producido tras su abdicación- ha vuelto a situarlo en el disparadero y en el que ha sido su año más complicado: con la justicia pisando sus talones y con un estado de salud considerablemente mermado después de haber sido intervenido 17 veces a lo largo de su intensa vida.