Este miércoles han visto la luz las dos resoluciones en las que se le niega a Iñaki Urdangarin disfrutar del tercer grado.


Iñaki Urdangarin acariciaba la semilibertad, sin embargo, esta semana se ha conocido que la Audiencia de Palma ha decidido impedir que pueda disfrutar de este régimen. De este modo, el que fuera duque de Palma continuará como interno en segundo grado en el centro penitenciario de Brieva (Ávila) y, además, tampoco podrá salir un fin de semana cada mes de la cárcel, dos resoluciones que han visto la luz este miércoles.

Aunque esta posibilidad le fue concedida el pasado 3 de septiembre por un Juez de Valladolid, ahora se le ha denegado, por lo que el cuñado de el rey Felipe VI tendrá que esperar. El marido de la infanta Cristina fue condenado a cinco años y cinco meses de prisión por el caso Nòos, una pena que cumple desde el mes de junio del año 2018. Los motivos que se han expuesto no son otros que la «alarma social» ante los delitos que fue condenado -corrupción- y el tiempo que ha cumplido en prisión, ya que este no ha llegado a la mitad de la condena. Por ello, el tribunal espera a que la «evolución sea lo suficientemente favorable» para que este permiso se le pueda aprobar como reo.

Por el momento, se considera que la decisión de que Iñaki Urdangarin tan solo acudiera a la cárcel para pernoctar allí sería prematuro y, por esta razón, el exdeportista continuará con el segundo grado. El mismo órgano condenó a Iñaki por un delito continuado de prevaricación, fraude a la Administración Pública, tráfico de influencias y dos delitos contra la Hacienda Pública.

Urdangarin estaba muy cerca de la semilibertad

Aunque la decisión es que no disfrute de ella, hace tan solo unas semanas todo apuntaba a que podría flexibilizarse su estancia en la cárcel solo dos años después de haber ingresado en prisión. De haberse confirmado esta decisión, Urdangarin podría haber disfrutado de este beneficio mucho antes de lo que estaba establecido en su calendario penitenciario que fijaba para mayo de 2021 el disfrute de este permiso. Pero, ¿qué significa esto? Este se le concede a aquellos internos que por circunstancias personales y/o penitenciarios estén ya capacitados para llevar una vida que se aproxima a la libertad.

A pesar de que Iñaki Urdangarin pensaba aquello de «después de la tormenta siempre llega la calma», una vez más su futuro y presente ha sufrido un revés. Tras unos meses muy complicados Iñaki se reincorporó a su puesto como voluntario en el Hogar Don Orione después de un brote en el centro, el cual hizo que no pudiera acudir a estas salidas que suponen un soplo de aire fresco para Iñaki Urdangarin.

Según adelantaba por aquel entonces ‘ABC’, habrían dado positivo en coronavirus una decena de personas que, en su mayoría, eran asintómaticas. Sin embargo, el citado medio aseguraba que Iñaki Urdangarin había dado negativo tras someterse al PCR, por lo que se encontraba en buen estado y sin preocupación alguna en lo que se refiere a problemas de salud.