Los viajes fuera del país a Iñaki Urdangarin, quien debía de dar cuentas de cada uno que hiciera, le han traído consecuencias a su vida.


Han pasado 7 días desde que Iñaki Urdangarin fuera visto paseando de la mano de Ainhoa Armentia en Bidart. Hasta allí solo podía viajar por motivos laborales o por eventos familiares destacados como la boda de un hijo debido a su situación legal. Entonces, muchos se preguntaron cuáles serían las primeras consecuencias para él tras ser pillado fuera de España. Él todavía se encuentra en semilibertad, en régimen de tercer grado, por lo cual debería pedir un permiso a las autoridades si abandona España, aunque sea de manera puntual. Una semana después del bombazo, la expareja de la Infanta Cristina ya sufre en su piel la primera consecuencia, aunque no como esperaba. No se irá de rositas y es que según se ha conocido este jueves ya han empezado a tocar su puerta los primeros problemas. En esta ocasión, han sido amonestados dos de sus escoltas y enviados a Madrid por no informar de su viaje a Bidart (Francia) el pasado 11 de enero.

GTRES

Al parecer, el Ministerio del Interior paga unos 8000 euros mensuales por los escoltas de Iñaki, montante que se desgrana de la siguiente manera: suelen ser dos y tienen un sueldo de unos 2100 euros. Cantidad a la que se suman «45 diarios de dieta y 400 por persona para gastos de desplazamiento», según Vox Populi. «Hay mucho malestar desde Madrid por lo que ocurrió cuando viajó sin sus escoltas, hay una pareja retirada de servicio por no informar de los viajes de Iñaki. Se habría extralimitado pidiendo favor a los escoltas…», han comentado. Ahora una de las grandes incógnitas es si seguirá siendo acompañado por el personal de seguridad o tras su separación ya dejará de pasear con sus escoltas, como ya le sucedió a Jaime de Marichalar tras su cese temporal de la convivencia con doña Elena.

Iñaki, además, debería de haberse justificado en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, el órgano que le concedió su actual -y parcial- libertad. Si no fuera así pueden llegar los quebraderos de cabeza a su vida, algo que acaba de suceder, según se ha revelado, aunque sea con el Ministerio del Interior. No todo el mundo entiende que siga teniendo a personas de la Policía Nacional que velan por su seguridad, mucho menos cuando se ha confirmado que ya no está con la Infanta Cristina y que hace años que dejó de pertenecer a la Familia Real.

Infanta Cristina DIVORCIO ACUERDO
© Gtres.

Quien no tiene que dar cuentas en cambio es la Infanta, quien la próxima semana viajará a Abu Dabi junto a la Infanta Elena para ver a su padre y pedir consejo a su progenitor. Quiere escuchar a aquellos que más la quieren para así tratar la interrupción de su matrimonio, el cual se ha producido días después de las románticas fotos de Iñaki Urdangarin.