Con el Rey emérito actualmente en Emiratos Árabes Unidos, ex ministros y compañeros de regatas le defienden: «Las puertas de nuestro club siempre estarán abiertas para recibirle», le dicen desde Sanxenxo.


La imagen del Rey Juan Carlos ha llegado hasta tal punto de deterioro tras el anuncio de su marcha de España (y la posterior confirmación, quince días después, de su paradero en Emiratos Árabes Unidos), que muchos de sus amigos se han lanzado a su defensa. Casi en tromba. Ayer mismo se publicaba un manifiesto firmado por más de 70 exministros de los distintos Gobiernos democráticos de España en el que se pedía que se proteja el legado del monarca, sobre todo en lo relativo a su papel en la Transición y en el Golpe del 23F. Y hoy mismo nos llega una nota del Real Club Náutico de Sanxenxo, su querido refugio gallego para navegar, encabezado por un expresivo: «¡Gracias, Señor!».

En dicho documento sus compañeros señalan: «La Asamblea General de Socios del Real Club Náutico de Sanxenxo, celebrada el pasado día 13 de agosto, acordó por unanimidad trasladar a S.M. el Rey D. Juan Carlos I su gratitud por el apoyo recibido a lo largo de tantos años para el desarrollo del deporte de la vela«.

Y continúan: «Su Majestad ha prestado un apoyo extraordinario a nuestro deporte, siguiendo una larga tradición de la Familia Real, como embajador de todo tipo de importantes proyectos. Esto ha permitido obtener al RCNS grandes triunfos deportivos, incluyendo Medallas de Oro Olímpicas, Campeonatos de España, Campeonatos de Europa y Campeonatos del Mundo, así como en la Vela Oceánica. Además, su apoyo ha permitido que el RCNS esté presente, como club organizador, en eventos de máximo nivel, como la Volvo Ocean Race o Campeonatos del Mundo, tanto de categorías infantiles y juveniles como absolutas, así como que el RCNS haya sido nombrado miembro de la Real Orden al Mérito Deportivo».

Sus compañeros valoran especialmente el compromiso de Don Juan Carlos: «Todo esto ha sido posible gracias al enorme prestigio mundial de Su Majestad en el deporte de la vela, debido a su larga trayectoria de éxitos, coronada en los tres últimos años con dos títulos mundiales y un europeo compitiendo contra los mejores regatistas del mundo».

Y concluyen mostrándole su apoyo sin fisuras: «El Real Club Náutico de Sanxenxo es un club solidario y el apoyo de Su Majestad también ha sido decisivo para poder crear el Centro Nacional de Vela Adaptada y colaborar con asociaciones benéficas como la Asociación Española Contra el Cáncer de Sanxenxo o Cáritas, entre otras.
Estamos deseando que Su Majestad pueda volver a navegar pronto en nuestras aguas, donde las puertas de nuestro club siempre estarán abiertas para recibirle, orgullosos de tenerlo como Presidente de Honor».

En los últimos días se ha barajado la posibilidad de que Don Juan Carlos regrese a España en septiembre, precisamente a las regatas de Sanxenxo, si bien de momento están canceladas.

Hay que recordar que fue precisamente en Sanxenxo donde el Rey Juan Carlos se dejó ver por última vez en nuestro país antes de abandonarlo rumbo a Emiratos. En la localidad pontevedresa quedó a cenar con su grupo de regatas del Bribón, sus más allegados, entre los que se encontraba Pedro Campos, en cuya casa suele alojarse y donde habría pasado esa última noche. En el transcurso de esa velada les comentó que se iba un tiempo indefinido, sin especificar dónde. A la mañana siguiente, lunes 3 de agosto, el Rey emérito se dirigió a Vigo, desde donde tomó un vuelo en un jet privado.

Esa misma tarde la Casa Real publicaba la carta dirigida al Rey Felipe en la que el emérito anunciaba su «meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España». La falta del destino hizo que rápidamente saltasen rumores y cábalas. En los días siguientes se le situó en República Dominicana, Portugal… Hasta que el diario digital NIUS publicó una fotografía bajando de un avión privado en Abu Dabi. Con ello se zanjaban, en cierto modo, las especulaciones sobre su paradero, aunque este no se confirmó vía Casa de S.M el Rey hasta este pasado lunes, justo cuando se cumplían dos semanas de su salida. Según la nota, el monarca todavía se encontraría en el país árabe.

NIUS

En cuanto al manifiesto de los exministros, titulado «En defensa del reinado de Juan Carlos I«, personalidades como Alfonso Guerra, Ana Pastor, Esperanza Aguirre y Josep Piqué, entre otros, inciden en que «nunca se podrá borrar la labor del Rey Juan Carlos en beneficio de la democracia y la Nación, so pena de una ingratitud social que nada bueno presagiaría del conjunto de la sociedad española». Para ellos «ha constituido la etapa histórica más fructífera que ha conocido España desde, al menos, el comienzo del siglo XIX» y lo vuelven a describir como «motor del cambio». Respecto a sus supuestos negocios ilícitos, resaltan la importancia de la presunción de inocencia para cualquier ciudadano, incluido Don Juan Carlos, y concluyen: «Si sus acciones pudieran ser merecedoras de reprobación lo decidirán los tribunales de justicia«.

A falta de que el propio interesado dé señales de vida, más allá de la ‘orden’ dada a la Casa de S.M el Rey para comunicar finalmente su destino, son sus amigos o personas que han tratado con él a lo largo de sus casi 40 años de reinado los que alzan la voz para mostrarle un apoyo que, quizás, ya echaba en falta.