La muerte de la Reina Isabel ha dejado un gran silencio en Reino Unido. Son muchos los que lloran su partida, en especial, los miembros de su familia que no pudieron despedirse de ella con vida. Y es que tan solo su hijo Carlos de Inglaterra y la Princesa Ana, quienes se encontraban en Escocia como ella, pudieron estar a su lado antes de su fallecimiento. No se despegaron de su lado, al igual que Camilla de Cornualles y su asistenta personal, Angela Kelly. Tampoco se separó de la soberana el equipo médico, que vigilaban cada cambio que iba dando su frágil salud en sus últimas horas de vida.

reina-isabel-4
Gtres.

Aunque les avisaron de mal cariz que estaba tomando la situación, todo fue demasiado rápido y casi nadie pudo llegar a tiempo. Sus otros dos hijos, Andrés y Eduardo, y sus nietos Guillermo y Harry no pudieron estar en su lecho de muerte, según ha contado el Daily Mail. Desplegaron todas las opciones, volaron, a pesar de la niebla y llegaron al Castillo del Balmoral, donde la monarca dio el último suspiro, pero no fue suficiente.

El anuncio de su muerte

Los médicos les mantenían al tanto de todo y, aunque hicieron todo lo posible, ya nada se pudo hacer por la Reina Isabel, quien falleció el 8 de septiembre, tal y como se confirmó por la tarde. En el comunicado que se emitió para dar la noticia de forma oficial se aseguró que había muerto «apaciblemente«, lo que dejó tranquila a su familia más cercana, al igual que al pueblo británico, que también lloró su partida.

Su nieto, Harry de Inglaterra, que se encontraba en Londres para una entrega de premios, declinó su presencia en el mismo y viajó con premura para ver a su abuela. Llegó 20 minutos más tarde de que se diera la noticia y de que la informara corriera como la pólvora por medio mundo. La Reina ya no estaba entre nosotros, un triste final que todos lamentan y sobre lo que Harry ahora cabila sin cesar. Cabe recordar que los últimos meses han sido complicados en lo que a la relación familiar se refiere, lo que le ha llevado a dar más vueltas sobre lo sucedido.

principe harry, principe guillermo portada

Aunque la preocupación sobre su salud no saltó a los medios de comunicación hasta este jueves, el martes 6 de septiembre, dos días antes de su fallecimiento, la Reina Isabel mostró su debilidad. Reapareció apoyada en su bastón, baja de energía y con una mancha muy evidente en una de sus manos, siendo estas sus últimas imágenes y las que sirven para conocer cómo se encontraba en sus últimos días de vida. Lo hizo para recibir a la Primera Ministra del Reino Unido, Liz Truss, en su residencia de veraneo y tras ello canceló su agenda, pero nadie imaginó entonces que su muerte estaba tan cerca. Después de 47 días sin aparecer ante las cámaras debido a varios problemas de salud, ahora ha tocado despedirse de ella para siempre.