Este jueves, el Reino Unido vivió un día histórico. Los actos celebrados en la fiesta Trooping the Colour brindaba a los británicos unas imágenes para el recuerdo: la Familia Real británica saludando a su pueblo desde Buckingham y celebrando juntos el Jubileo de Platino de la reina Isabel. Fue una jornada de gloria, pero en el balcón de palacio no estaban todos. Importantes ausencias, como la del Príncipe Andrés, eliminado de la foto de familia por expreso deseo de su madre debido a sus problemas con la justicia. Tampoco han estado en el posado oficial ni Meghan Markle y el príncipe Harry. Sin embargo, los esfuerzos de la monarca por hacer sombra a su nieto y su mujer han sido infructuosos. Más bien ha sido al revés. Los duques de Sussex, relegados a un segundo plano, asistieron al festejo detrás de bambalinas: desde las ventanas de palacio, sin llegar a pisar siquiera un trocito de balcón. Pero, una vez más, lograron sortear todos vetos. Relajados en su papel como miembros «no activos» de la Familia Real Británica acapararon todo el protagonismo gracias a unas instantáneas que han dado la vuelta al mundo. En ellas se los puede ver jugando con los pequeños Savannah e Isla Phillips (hijas de Peter Phillips, el nieto mayor de la Reina de Inglaterra, y Autumn Patricia Kelly) y Lena y Mia Tindall (nietas de la princesa Ana).

No cabe duda de que las órdenes dadas por Isabel II para apartarlos del foco mediático no sirvieron de nada. Por mucho que esta se haya empeñado en dejarlos fuera de primera línea, Harry y Meghan, convertidos ya en unos expertos en medios de comunicación, han conseguido salirse con a suya. El matrimonio «era todo sonrisas mientras conversaba con los jóvenes miembros de la realeza», ha destacado el ‘Daily Mail’. «A Meghan se la veía juguetona y en su elemento con varios jóvenes de la realeza que parecían adorarla. Ella les hizo callar con los ojos muy abiertos y redondeados», destaca el ‘Mirror’. Asimismo, «se podía ver al Príncipe Harry haciendo callar a los miembros de la realeza más jóvenes mientras observaban el espectáculo militar», recoge el ‘Express’.

«Otra foto mostraba a Meghan con el príncipe Harry, de 37 años, quien lucía un traje mientras hablaban con el duque de Kent. Meghan se unió a su esposo y miembros de la realeza, incluidas la duquesa de Cambridge y la duquesa de Cornualles para ver el espectacular evento militar desde la oficina del general de división con vista al patio de armas de Whitehall. Se espera que traigan a Archie, de tres años, y Lilibet, de casi uno, para la reunión familiar pública, aunque los niños aún no han sido vistos», reza el citado diario.  Lo cierto es que las cabeceras más destacadas del mundo se han hecho eco del papel tan «destacado» que han tenido Meghan y Harry.

La aparición del príncipe Harry y Meghan en el Jubileo es su primer compromiso oficial en más de dos años. Por primera vez han vuelto a aparecer juntos en un acto del clan Windsor tras su Megxit. Durante estos días en el Reino Unido, la prensa británica habla sobre la posibilidad de que la pareja aproveche su visita para bautizar a si hija pequeña, Lilibet. Así pondrían broche de oro a un viaje en el que se han coronado como protagonistas en los medios de comunicación y con el que desean celebrar el 96 cumpleaños de la soberana de forma oficial.