La reina Isabel ha cumplido con una de las grandes tradiciones de su reinado para asistir  al desfile del Trooping the Colour. En esta jornada se festeja habitualmente su cumpleaños de manera oficial, pero además en esta ocasión es todavía más especial, pues coincide con el inicio de su Jubileo de Platino.

Aunque no ha podido asistir a la parada militar (con la guardia a caballo) debido a sus conocidos problemas de movilidad, la soberana no se podía perder esta cita tan señalada. Por eso ha optado por esperar en el palacio de Buckingham con otros miembros de la familia y desde ahí salir al balcón para recibir el saludo formal de las tropas a su paso. Fanfarrias, caballos, aplausos y gritos de hurras han acompañado este momento único para ella.

reina isabel, duque de kent
Gtres.

Isabel II es la primera reina de la historia en llegar a celebrar su Jubileo de Platino por sus 70 años en el trono. Un aniversario magnífico que alcanza con 96 años de edad y en buena forma, pese a los lógicos achaques de salud.

La monarca lucía un aspecto estupendo y muy sonriente, vestida con un abrigo de color azul celeste ribeteado con bordados hojas blancas y sus habituales perlas como adorno. Además llevaba prendido un broche en la solapa y, por supuesto, no le faltaba un sombrero a juego. El mismo look, por cierto, con el que Isabel II ha posado para su nuevo retrato oficial, publicado hoy mismo. De su estilismo se ha encargado, una vez más, su amiga y estilista de cabecera Angela Kelly. El último detalle era su bastón, que ya forma parte de su vida diaria.

principe george, charlotte de cambridge, louis de cambridge
Gtres.

La reina Isabel ha presenciado el paso del desfile junto a su primo hermano, el duque de Kent, vestido de uniforme. Uno de las anécdotas de la jornada ha sido cuando ha pasado por delante del balcón de palacio el carruaje descubierto con Camilla de Cornualles y Kate Middleton, en el que también viajaban los tres hijos de esta última y el príncipe Guillermo.

reina isabel
Gtres.

Los príncipes George, Charlotte y Louis, de ocho, siete y cuatro años, han cumplido con el protocolo a la perfección agachando sus cabecitas a la vez en señal de respeto y reverencia hacia la reina de Inglaterra, que además es su querida bisabuela. Una vez dentro del palacio, los niños han seguido con la diversión, compartida con otros primos, observando el desfile desde una de las ventanas.

La soberana ha comentado varios momentos con su primo disfrutando mucho del ambiente. Poco después, ambos han regresado al interior del palacio, mientras sobrevolaban el lugar los aviones de la RAF.