Meghan Markle y el Príncipe Harry han hecho la segunda parada de su tour europeo. La pareja ha viajado a Düsseldor (Alemania) para presentar la nueva edición de los Juegos Invictus, algo muy especial para ellos debido a que fue allí donde posaron juntos como pareja por primera vez en 2017. Cinco años después de aquello vuelven y esta vez entre vítores y ovación por parte de los presentes, en especial, a su llegada al ayuntamiento y en su encuentro con las autoridades. Han sido muchos los que se han acercado hasta allí, de hecho, muchos curiosos han querido ser testigo de su visita, tal y como muestran las imágenes.

La nueva edición de los juegos no se celebrará hasta 2023, pero se han adelantado para hacer su presentación, un emotivo día en el que Harry tiene gran peso al ser su patrón. Allí se han mostrado muy unidos, han paseado de la mano y se han convertido en protagonistas, al igual que sus looks. Si bien Harry lucía un traje color gris y no portaba corbata, su esposa Meghan llevaba un favorecedor look: un pantalón palazzo color beige y una camiseta con cuello halter en blanco, todo un acierto para la cita que ha tenido lugar este martes 6 de septiembre