Nunca antes el príncipe Harry había hablado tanto y de forma tan íntima de sus hijos con Meghan Markle. Desvela los primeros pasos de Lili Diana y qué quiere ser Archie cuando sea mayor, entre otros muchos detalles


El príncipe Harry deposita todos sus esfuerzos en los Juegos Invictus en los que pone a prueba física a veteranos de guerra y soldados con minusvalías. Desde hace años apadrina esta convocatoria y quiere que todo el interés se centre en este día, motivo por el cual eligió esta cita para presentar oficialmente a Meghan Markle como su pareja hace cinco años, y también la razón por la que ha hablado como nunca antes de sus hijos en público. Los duques de Sussex han dado un giro radical a su vida desde que rompieran lazos con la familia real británica, abandonasen Londres y se instalasen en California para criar a sus dos hijos. Unos niños que crecen lo más alejados de los medios de comunicación, aunque con excepciones como esta, en la que el príncipe Harry ha dado detalles sobre la intimidad de sus hijos para la revista ‘People’.

Entre las curiosidades que el duque de Sussex ha querido compartir en su entrevista destaca el orgullo con el que habla de sus retoños. Especialmente por su hija, Lili Diana, que ya ha comenzado a dar sus primeros pasos: “Sus prioridades actuales son tratar de seguir el ritmo de su hermano; ¡dio sus primeros pasos hace apenas unos días”, reconocía orgulloso el príncipe Harry al hablar sobre la pequeña, que el próximo mes de junio celebrará su primer cumpleaños. Pero también ha habido lugar para hablar de Archie, que ya ha comenzado a mostrar sus predilecciones para el futuro y sus incipientes pasiones que le llevan a soñar en convertirse en astronauta o piloto.

principe-Harry-hijos
Foto: Gtres

El príncipe Harry y Meghan Markle ya han podido compartir con su hijo mayor la importancia de los Juegos Invictus en los que tan involucrados están sus padres. Una primera toma de contacto a través de vídeos y fotos de la convocatoria que les ha ayudado a ofrecerle otra visión del mundo que él, por su corta edad, no ha tenido tiempo de comprender: “Le enseñé a Archie un vídeo de baloncesto y rugby en silla de ruedas de los Juegos Invictus en Sídney y le encantó. Le mostré cómo a algunos les faltaban las piernas y le expliqué que algunos también tenían heridas invisibles. Los niños entienden mucho y verlo a través de sus ojos fue increíble, porque es tan sincero y sin filtros”, detalla en la citada revista.

El príncipe Harry y Meghan Markle se han enemistado con gran parte del pueblo británico y sus instituciones por rechazar formar parte de la familia real, renunciar a sus compromisos y deberes y comenzar una vida lucrativa sin rendir cuentas con nadie. Esto, dicen, lo han hecho con la única intención de proteger a sus hijos y no exponerlos a una vida tan dura como le tocó vivir a los hijos de Diana de Gales hasta el día de su fallecimiento. Por ello, los duques de Sussex no solo han emplazado su vida en California, sino que también lo hacen con la firme determinación de darles libertad a sus hijos para ser felices, crecer sin presiones y soñar con un mundo perfecto que ellos van a tratar de construir con iniciativas como los Juegos Invictus. “Como padre, al menos haya tratado de hacer del mundo un lugar mejor para ellos”, reconoce el príncipe Harry, que lucha por cumplir esta promesa hecha a sus hijos porque tiene muy claro que “no podemos robar su futuro”, sentencia.