El príncipe Guillermo da una preciosa sorpresa de cumpleaños a una boxeadora olímpica

Guillermo de Inglaterra recibe en el palacio de Kensington a la deportista Lauren Price, a la que acaba regalando ¡una tarta de cumpleaños!

Mientras el príncipe Harry anuncia que publicará sus memorias el año que viene (causando con ello un gran malestar en Buckingham, pues coincidirá con el Jubileo de Platino de la reina Isabel), su hermano mayor, el príncipe Guillermo, continúa al pie del cañón trabajando en la primera línea de los Windsor con su mejor sonrisa. ¿Quién dijo que estaba «atrapado»?

Su última aparición pública ha tenido que ver con el deporte y el apoyo a los olímpicos británicos ante su inminente cita en los Juegos de Tokio. En este marco ha recibido en el palacio de Kensington a Lauren Price, una boxeadora profesional con una increíble historia de superación personal detrás. La joven forma parte del equipo olímpico de Gran Bretaña y será la primera mujer boxeadora galesa en participar en unas olimpiadas.

Kensington Royal.

Sentados en el jardín de palacio, Guillermo adoptó el papel de entrevistador para la ocasión, con una naturalidad pasmosa, demostrando cercanía y conocimiento sobre el tema. El príncipe y la deportista charlaron un poco de todo, como refleja el vídeo de la cadena BBC, desde sus inicios como kickboxer de la joven hasta su paso como futbolista e incluso como conductora de taxi. Y todo ello salpicado de sonrisas y buen humor. Aunque también una gran emoción, pues ella recordó a su abuelo, fallecido el pasado noviembre, quien la crió junto a su abuela y al que dedicará su participación en los Juegos.

Hacia el final de su encuentro, el príncipe Guillermo no quiso pasar por alto una ocasión muy especial, y es que era el 27 cumpleaños de la boxeadora. Se levantó y fue a por una tarta personalizada para su invitada, con forma de ring y unos guantes de boxeo. Guillermo le felicitó con mucha simpatía: «Espero que sepa bien, pero puedes llevártela a casa, ¡no tienes que comértela toda ahora mismo!».

Además le deseó toda la suerte del mundo en Tokio: «Todos te apoyamos, Lauren. Nos harás sentir muy orgullosos en las Olimpiadas, estoy seguro, y harás que se sientan orgullosos en tu ciudad, y a tus abuelos también».