Entre las peticiones del matrimonio a las organizaciones, deberá constar las marcas que patrocinarán el evento y qué dinero recibirán por sus charlas online.


Desde que comunicaran su decisión de dar un paso atrás en la Familia Real Británica, Meghan Markle y el príncipe Harry intentan adaptarse a su nueva vida en Estados Unidos lejos de los privilegios de la corona. Para cumplir con su deseo de ser económicamente independientes, los duques de Sussex han seguido los pasos de los Obama y han creado su propia productora con la que han firmado un acuerdo millonario con Netflix (que les ha servido para devolverle a Reino Unido el dinero que costó la reforma de Frogmore Cottage).

Además, han apostado por continuar con sus labores sociales y por dar charlas en las que intentan transmitir sus valores e ideales. Pero no es oro todo lo que reluce. El matrimonio estudia a conciencia todas y cada una de las propuestas que le llegan y tan solo aceptan aquellas que cumplen todos los requisitos que les han trasladado a la agencia de oradores que contrataron una vez que se mudaron a Los Ángeles.

Tal y como publica ‘The Telegraph’, la agencia que les representa exige a todas aquellas organizaciones que quieren contratar al matrimonio para que den una charla online que rellenen un cuestionario antes de decirles su propuesta. En este sentido, deberán especificar el nombre y apellidos de todos aquellos que acudirán al acto y el dinero que ganarán Harry y Meghan por su charla (una cantidad que no baja del millón de dólares). Además, deberá constar las marcas que patrocinarán el evento y qué recibirán estas por su apoyo. A todo esto, también se deberá especificar quién o quiénes moderarán el acto.

Una vez que las organizaciones rellenan el cuestionario, la agencia contratada por los Sussex (The Harry Walker Agency) estudiará todas las solicitudes y las que pasen su criba serán mandadas al nieto de la reina Isabel II y a la exactriz. Finalmente, serán ellos quienes acepten o declinen la oferta.

Además, tal y como indica el medio británico citado anteriormente, el matrimonio también tiene derecho a hacer algunas modificaciones en el acto. Es decir, pueden exigir quiénes serán las personas que les presenten, así como las personas que aparecerán en pantalla después de ellos. Unas singulares peticiones que demuestras que el matrimonio mira con lupa y estudia al detalle todas y cada una de sus intervenciones.

Todo lo que preparan los Sussex con Netflix

El príncipe Harry y Meghan Markle tienen muchos proyectos sobre la mesa tras alcanzar un acuerdo millonario con la plataforma de streaming. El matrimonio planea hacer un documental sobre la historia y el legado de Diana de Gales para que su labor solidaria perdure en el tiempo y que las nuevas generaciones sean conscientes de ello. Un auténtico tributo que puede volver a dinamitar la relación entre Harry y su hermano, el príncipe Guillermo.

Además, el nieto de la soberana y su mujer lanzarán en las próximas semanas un programa de televisión que estará centrado en el empoderamiento femenino y la desigualdad racial (dos de los temas por los que lucha de forma diaria la que fuera actriz). Con una postura bastante política y en el que se hablará de feminismo, los duques de Sussex darán el salto a la pequeña pantalla y mostrarán su visión de la importancia del empoderamiento de los jóvenes. Eso sí, el matrimonio habría dejado claro que aparecerán de forma casual y los protagonistas serán «personas normales».

Estos serán los primeros proyectos comunes de la pareja. Sin embargo, hay que recordar que el príncipe Harry ya hizo su salto a las plataformas de streaming hace unos meses junto a Oprah Winfrey. En concreto, ambos sacaron a la luz un documentar en Apple TV sobre la salud mental en el que se mostraron ejemplos del espíritu humano y su lucha desde los lugares más oscuros. Asimismo, en unos meses, Netflix también sacará a la luz un documental sobre los juegos Invictus en el que saldrá el hijo de Carlos de Inglaterra en solitario.