Peter Phillips, el primo favorito de los príncipes Guillermo y Harry, ahora lidia con su propia guerra: el divorcio de la madre de sus dos hijas.


Su imagen caminando entre sus primos el príncipe Guillermo y el príncipe Harry en el cortejo fúnebre de su abuelo, el duque de Edimburgo, dio la vuelta al mundo. Así lo había establecido el protocolo, al tiempo que le dejaba a él el papel de ‘muro de choque’ entre los entonces enfrentados hermanos. Peter Phillips (43 años) es el mayor de los dos hijos de la princesa Ana de Inglaterra y el mayor de los nietos de la reina Isabel. Pues bien, si aquel día se alzó como la figura perfecta del mediador y apaciguador de las aguas revueltas, en su vida personal no todo está tranquilo…

Gtres.

En febrero de 2020 anunció su separación de Autumn Kelly, su esposa y madre de sus dos hijas, con la que se había casado en 2008. Ahora la pareja está en medio del proceso de divorcio y, aunque al principio parecía ser «triste, pero amistoso», según declararon, las cosas se están complicando. Respecto a sus hijas, Savannah e Isla, lo tienen claro: mantendrán la custodia compartida. Pero otro asunto son las finanzas… y es ahí donde no se ponen de acuerdo.

Los términos económicos están suponiendo un escollo para la resolución del divorcio, como se pudo comprobar en la vista preliminar celebrada ayer en Londres. El mes que viene se ha fijado otra vista para intentar resolver estos ‘flecos’.

Gtres.

Peter y Autumn se conocieron en 2003 en el Gran Premio de Fórmula 1 de Montreal, cuando él trabajaba para BMW Williams y ella ejercía de asistente personal. Canadiense, de familia de clase media, católica… Entonces saltó la chispa y quedaron en seguir viéndose en Inglaterra. Así fue. Al principio ella desconocía el origen ‘royal’ del joven y ha reconocido que cuando se enteró tuvo cierto miedo de citarse con un Windsor.

En 2008 la pareja contrajo matrimonio en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, la misma donde se casaron Harry y Meghan, y estuvieron arropados por toda la familia, incluidos sus abuelos, la reina Isabel y Felipe de Edimburgo. Su hermana Zara fue una de las damas de honor de la novia, su cuñada y ya buena amiga. Las fotos de la boda las vendieron a una conocida revista por, supuestamente, medio millón de libras, lo que causó estupor en la Familia Real. También su luna de miel en Sudáfrica quedó reflejada en la prensa.

Gtres.

Una vez casados se instalaron en la residencia de su madre en Gatcombe Park, en Gloucestershire, donde también viven Zara y su familia. Después fueron padres de dos niñas: Savannah, de casi 11 años, e Isla, de 9, por cuyo bienestar, tras confirmar su separación, dijeron que harían todo lo posible.

El pasado marzo Peter Phillips copaba los titulares tras descubrirse que había pasado la noche en casa de Lindsay Wallace, una de las amigas de la época del colegio de su hermana Zara, durante un viaje de negocios a Escocia, debido a que no había podido encontrar habitación en un hotel, según dijo. Entonces negó que tuviera un romance con ella. También le llamaron la atención por romper las reglas del confinamiento en su país. El hecho es que el primo favorito de Guillermo y Harry, con los que mantiene una excelente relación, todavía tiene mucho que resolver en su propio hogar.