La periodista ha puntualizado que «ni la reina ni su esposo» hicieron los comentarios sobre el color de piel del hijo de los duques de Sussex.


Apenas han pasado unas horas desde que se emitieran las declaraciones más explosiva de Meghan Markle y el príncipe Harry. Su polémica entrevista con Oprah Winfrey ha generado una oleada de comentarios y ya ha hecho correr ríos de tinta. La duquesa de Sussex ha desvelado los terribles momentos que vivió durante los años que perteneció a la familia real británica, en los que llegó a pensar en el suicidio.

«Me daba vergüenza sobre todo por Harry. Pero, no quería estar viva. Fue algo muy real y me asustaba. Era un pensamiento constante. Dije que quería ir a algún lugar para que me ayudasen, y me dijeron que no iba a ser bueno para la institución. Fue a Recursos Humanos, y me dijeron que no había nada que pudieran hacer por mí», ha revelado la estadounidense.

La inquietud sobre el tono de piel de Archie de alguien de la familia

En su charla con la presentadora estrella de la televisión americana también hacía referencia a la preocupación de alguien del clan Windsor que se preguntó «cómo de oscura» podría ser la piel de Archie, el hijo del matrimonio, que no tiene ningún título real.«¿Cómo te explicaron que tu hijo no iba a ser príncipe», preguntaba Oprah a la exactriz. «Me lo dijeron cuando estaba embarazada, no se le iba a dar seguridad ni título. Además, las conversaciones cuando estaba embarazada eran sobre cómo de oscura iba a ser su piel», respondía esta.

La presentadora quiso saber si en el entorno familiar inquietaba que su hijo fuera «demasiado moreno», a lo que Meghan contestaba que sí se planteó «qué significaría o cómo se vería» que el tono de piel del pequeño fuese muy oscuro: «Si esa es la deducción que estás haciendo, creo que es bastante adecuada».

El comentario de Meghan ha caído como una jarra de agua fría en un país en el que la población negra supone un 13% de los habitantes. La indignación ante la posibilidad de que alguien de la Familia Real Británica sea racista ha sido mayúscula en Estados Unidos. Por eso, para evitar malentendidos, Oprah Winfrey no ha tardado en matizar todo aquello que se dijo -y lo que no- durante su televisada conversación con Meghan y Harry.

Oprah ha puntualizado que «ni la reina ni su esposo» hicieron los comentarios sobre el color de piel de Archie

Este lunes, Winfrey ha explicado que el príncipe Harry aclaró que no fueron ni la reina ni el duque de Edimburgo quienes cuestionaron el color de piel de su hijo. «[El príncipe] no me dijo quién formó parte de esas conversaciones», ha recordado la periodista a CBS News. «Él no compartió la identidad conmigo, pero quería asegurarse de que yo lo supiera -y si tenía la oportunidad, lo dijese-, que no fue su abuela o su abuelo quienes formaron parte de esas conversaciones«.

Oprah Winfrey ha detallado en el programa ‘This Morning’ de la CBS que en su entrevista de casi tres horas con los Duques de Sussex trató de «obtener esa respuesta en la cámara y fuera de ella». Intentó que el matrimonio ahondase en esta cuestión, pero ninguno de ellos quiso profundizar en el tema.

En uno de los momentos de la entrevista, la periodista estadounidense preguntó a la pareja si habían dejado el Reino Unido como consecuencia del racismo. La respuesta del príncipe Harry es que eso «era una gran parte» de su decisión. Ahora ha confesado que se llevó una gran sorpresa al escuchar los comentarios relacionados con el color de la piel durante la entrevista. «Incluso en la toma, pueden oírme decir: ‘Uf, no puedo creer que estés diciendo esto'».

El Príncipe Harry habla del distanciamiento con su padre

En otro corte de la entrevista, emitida en la noche del 7 de mayo en Estados Unidos, Winfrey preguntaba al matrimonio cómo fue el trato recibido por parte de la prensa británica, y ella respondía que «ser grosero no es lo mismo que ser racista». Asimismo, añadía: «También tienes un equipo de prensa que sale a defenderte especialmente cuando saben que algo no es cierto… y eso no sucedió con nosotros».

En su encuentro con Oprah Winfrey, la pareja habló de otras cuestiones, como las presiones en palacio, la salud mental de Meghan o cómo su marcha del Reino Unido han afectado a su relación con los miembros de la familia real. Y es que el príncipe de Gales dejó de contestarle el teléfono en medio de la crisis. «Hay mucho que trabajar… Me siento realmente decepcionado, porque él ha pasado por algo similar, sabe lo que es el dolor… y Archie es su nieto», ha confesado el Príncipe.