La muerte de la reina Isabel II de Inglaterra, este jueves 8 de septiembre, ha sido un duro varapalo para el pueblo británico. En torno a las siete de la tarde, el palacio de Buckingham ha emitido un comunicado en el que ha confirmado el deceso de la soberana: «La Reina ha muerto plácidamente en Balmoral esta tarde. El Rey y la Reina Consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana».

Existe un plan de lo más detallado para cuando muera Isabel II

Reina Isabel
Gtres

Este comunicado ha provocado todo un revuelo mediático. Desde entonces, todos los medios de comunicación están siguiendo al minuto lo que ocurre en Balmoral, la residencia de verano de la reina. Hasta allí se han trasladado muchos miembros de la familia real británica. Los primeros en ir hasta Escocia han sido su hijo, el príncipe Carlos, y su nieto, el príncipe Guillermo.

Después de 70 años reinando, el país ya tenía preparado un plan para después de su muerte. Se supo hace un tiempo que la operación tiene un nombre, la ‘Operación Puente de Londres’, un plan secreto que dura 10 días y en los que estaría todo programado.

Las banderas se pondrán a media asta en los edificios del gobierno

reina-isabel-4
Gtres.

Entre los planes que se pondrán en marcha tras el fallecimiento, día al que llaman como ‘Día D’, está la de bajar a media asta las banderas que se encuentran en todos los edificios del país hasta 10 minutos después de que se anuncie el triste desenlace. Pero antes de esto, la primera persona en ser informada ha sido la primera ministra, Liz Truss. Desde ese momento, han avisado a miembros del gabinete, al consejo privado y a altos cargos. Después, a las Fuerzas Armadas, que podrían hacer un operación con armas de fuego en todo el país para hacer un homenaje a la reina. «Acabamos de ser informados de la muerte de Su Majestad la Reina. Se requiere discreción». Este es el mensaje a cada uno de los altos mandatarios antes de hacerlo público al resto del mundo.

Tras dar a conocer la noticia, el funeral de la reina tendría lugar 10 días después de su muerte, en la Abadía de Westminster. Su cuerpo permanecerá ahí durante tres días y el lugar estará abierto 24 horas para que todo el que quiera puede desplazarse para visitar y dar el último adiós a la reina. Luego será enterrada en la cripta familiar junto a su marido, el príncipe Felipe de Edimburgo, que falleció el 9 de abril de 2021, en el Castillo de Windsor.