Cuando los Sussex dieron un paso atrás dentro de la Familia Real británica, la monarca les retiró la protección policial. Ahora, el hijo de Diana de Gales no está dispuesto a ceder.


Hace unos días, Isabel II sufría un fuerte revés después de tener que dar un paso adelante retirándole los títulos militares al príncipe Andrés debido a las acusaciones de abusos sexuales que recae sobre él. Ahora, unos días después, la reina de Inglaterra vuelve a tener un nuevo quebradero de cabeza. En concreto, su nieto, el príncipe Harry, ha amenazado con demandar al Gobierno británico si él y su familia no cuentan con seguridad cuando estén en Reino Unido. 

Isabel II, príncipe Harry
GTRES

Cuando tomaron la decisión de dar un paso atrás dentro de la Familia Real británica, la reina Isabel II acordó que su nieto y su mujer, Meghan Markle, perderían el acceso a la protección policial de la que goza todos los miembros de la Casa Real. Sin embargo, con el deseo de volver a su país, el príncipe Harry no está dispuesto a ceder y ha amenazado con demandar al Gobierno si considera que su esposa y sus hijos no están seguros en Reino Unido. Según publica en exclusiva ‘Daily Mail’, el hijo del príncipe Carlos ha emprendido acciones legales contra el Gobierno por su decisión de retirarle la seguridad policial en Reino Unido puesto que considera que esta inseguridad dificulta su vuelta a su país.

Los abogados del príncipe Harry han escrito una carta de «protocolo previo a la acción» dirigida al Ministerio del Interior en la que indican que solicitarán una revisión judicial si no se proporciona a los duques de Sussex una seguridad continuada mientras se encuentren en Reino Unido. De la misma forma, dejan claro que están dispuesto a hacerse cargo de los costes. En el comunicado emitido, se hace referencia también al hecho de que otras personas de la Familia que han dejado sus cargos públicos ha continuado recibiendo protección policial: «Estas personas tienen un riesgo de amenaza inherente y reciben protección sin coste alguno para ellos».

Este movimiento se debe al deseo del príncipe Harry de regresar de visita a su país junto a sus hijos, el pequeño Archie y Lilibet. Sin embargo, según se especifica, su familia «no pueden volver a su casa» porque es demasiado peligroso para ellos. El hijo de Diana de Gales también hace hincapié en que su equipo de seguridad privada en Estados Unidos no tiene la jurisdicción adecuada en el extranjero ni acceso a la información de inteligencia del Reino Unido que se necesita para mantener la seguridad de los Sussex.

El diario británico también confirma que la reina Isabel II ha sido informada de los movimientos de su nieto y recalca que es la primera vez que un miembro de la Familia Real presenta una demanda contra su propio Gobierno. Por otro lado, ‘Mail on Sunday’ publica que, citando a fuentes cercanas al hijo del príncipe Carlos, este considera que su abuela se equivocó a la hora de retirarle la seguridad. 

El príncipe Harry prepara su primera entrevista del año

No obstante, este asunto no es el único que mantiene en vilo a la reina Isabel II. El próximo 3 de febrero, el príncipe Harry reaparecerá en público para colaborar con BetterUp, una startup que contrató al nieto de la monarca y que está especializada en salud mental, y será ahí cuando hable de sus historias y desafíos personales. Además, también está pendiente la publicación de sus memorias. Estas llegarán a finales de 2022 y en ellas podremos leer cómo ha cambiado la vida del hijo de Diana de Gales en estos últimos años. Se trata de unas memorias íntimas y sinceras y cubrirá su niñez, su servicio militar y la alegría que experimentó al darle el «sí, quiero» a Meghan Markle y al convertirse en padre.

«Estoy profundamente agradecido por la oportunidad de compartir lo que he aprendido durante el curso de mi vida hasta ahora y entusiasmado de que la gente lea un relato de primera mano de mi vida que es precios y totalmente verdadero. Vestí muchos sombreros diferentes a lo largo de los años, tanto literalmente como de manera figurada, y mi esperanza es que al contar mi historia, los altibajos, los errores, las lecciones aprendidas, pueda ayudar a mostrar que no importa de dónde venimos, tenemos más en común de lo que pensamos«, aseguró el nieto de la reina Isabel II en un comunicado.